En la interesante lectura de “Construye tu sueño“, de Luis Huete, encontramos, además de los mecanismos para evitar el bloqueo ante conflictos (post), lo que él llama los “mecanismos de defensa inmaduros que deterioran tus sueños”.

2013

En realidad se trata de acciones que llevamos a cabo nosotros mismos cuando no tenemos las habilidades para bloquear los conflictos de una forma sana y organizada.  El uso de estas diez acciones es tan instintivo como contraproducente, y de nosotros mismos depende reflexionar cómo estamos actuando para corregir nuestra actitud.

Así pues no tomes esta lista como comportamientos a adquirir, sino todo lo contrario, son comportamientos que debemos conocer para precisamente evitarlos y sustituirlos por un comportamiento que sea un verdadero mecanismo para evitar el bloqueo ante el conflicto.

1. Echar la culpa a los demás.

A mi antigua empresa, a mis jefes actuales, al gobierno. Esto quiere decir que somos víctimas y los demás son malvados. Estamos ante un peligroso razonamiento que nos lleva a la pasividad (“para qué, si al final no depende de mí“) y que puede conducir a la depresión. En la búsqueda de empleo sería decir que no hay ofertas, que mientras no creen trabajo no hay nada que hacer, que si el gobierno…

2. Inventarse razones justificativas.

Las justificaciones alivian la carga de responsabilidad, pero evitan desarrollar la creatividad necesaria para buscar una solución innovadora que resuelva el problema. El decir que está justificado dejar de enviar CV por la edad, porque no responden, porque… está muy relacionado con la anterior. La realidad es que mientras tengamos capacidad de actuar tenemos el deber de actuar, por nada ni nadie más que por nosotros mismos, solo pierde la batalla y es derrotado el que deja de luchar.

3. Negarse a ver la realidad.

“La verdad está ahí fuera”, era el popular lema de la teleserie Expediente X, y en este caso la situación es similar. Negarte a ver la realidad, lo que realmente está pasando, no sirve para resolver nada, simplemente se está aplazando el momento de la verdad en el que se afronta el conflicto y mientras tanto se rechaza a todas las personas que intenten ayudar mostrando esa realidad que negamos. Cuando creé el post “Aclarando 7 conceptos sobre la búsqueda de empleo” hubo gente que no lo entendió, que se niega a ver la realidad de cada herramienta y parte del proceso de búsqueda de empleo.

4. Inhibirse de afectos y pensamientos.

Esto quiere decir que “pasamos” del tema, lo dejamos a un lado y lo ignoramos. Se da con situaciones que no solo nos desagradan sino que además parece que no somos capaces de resolver.  Pero está claro que evitar el problema no lo resuelve, en absoluto. Hay que sentir las emociones del desempleo, sean las que sean, es el único modo de superar las etapas para poder seguir adelante.

5. Huida hacia adelante.

Es una actitud engañosa, porque da la sensación de afrontar el problema, pero se hace aprisa y corriendo con la intención de darlo por resuelto cuanto antes, de forma que esta actitud atropellada hace que se pierda el control de lo que precisamente se intenta resolver. Muchas personas adoptan este comportamiento como forma de evitar que otros puedan ver su incapacidad para hacer frente a un conflicto, ya que se le ve que “está haciendo algo”. Un claro ejemplo en la búsqueda de empleo lo tienes a la hora de inscribirte a las ofertas de empleo.

6. Los celos y el intento por controlar y manejar a los demás.

El origen a esta respuesta es la inseguridad, el miedo a perder algo que se valora. Quienes lo emplean ponen en evidencia dificultades o carencias emocionales. La autoestima hay que cuidarlo mucho durante la búsqueda de empleo, así como otros sentimientos o emociones.

7. Retirada autista de la realidad en una fantasía personal.

Consiste en huir hacia una fantasía personal en la que no existen los conflictos que nos preocupan. Lamentablemente este hecho está relacionado con el consumo de alcohol y drogas, mientras la realidad y el conflicto siguen estando presentes cuando esa fantasía personal se disipe. Estamos ante una actitud realmente peligrosa y dañina. No todos pasan por esto, pero es algo que hay que tener en cuenta, lo que más se suele hacer es aislarse de los demás, algo poco aconsejable.

8. Pasividad auto punitiva.

De nada sirve el autocastigo si no está acompañado de un enfrentamiento directo a los problemas que originan el conflicto. Estamos ante un mecanismo de deterioro, que no conduce a hacer nada mientras reafirmamos las ideas de nuestra culpabilidad. Un claro ejemplo lo viven muchas personas, el problema es que es un círculo vicioso, si te pones triste porque hoy no has querido levantarte (no tenías fuerzas ni para eso), estás castigándote y culpándote por un suceso en lugar de buscar el modo de que no se repita.

9. Hipocondría.

Se da cuando algo nos duele para justificar que no hacemos frente al conflicto. Hoy me “duele” la cabeza, mañana la espalda… se trata de buscar una justificación basada en nuestro estado físico para evitar hacer frente al problema. Realmente es un escudo frente a lo que te da miedo, en muchas personas suele ser por el miedo a buscar y no ver ofertas, el miedo a mirar y ver que has sido descartado, etc.

10. El recurso a conductas agresivas y al ataque.

Sin duda estamos ante casos que deben ser examinados por un profesional en la materia, pues se trata de personas que tienen a extremos agresivos y violentos para poner distancia entre sus vidas y el conflicto. Nada justifica que se pegue o maltrate a alguien (o a ti mismo), ya sea verbalmente, psicológicamente o físicamente. 

Estos son los diez mecanismos inmaduros para afrontar conflictos. Para evitarlos debemos trabajar, fortalecer y transformar en actitudes y mecanismos maduros las diez claves para evitar conflictos de los que hablamos al principio del post y cuya lectura te recomiendo repasar.

¿Has utilizado antes alguno de estos mecanismos?