Empecé este blog preguntando si ¿tu CV tiene gancho? y lo cierto es que quizás debería retroceder un poco y no empezar como se suele decir la casa por el tejado. Está bien querer añadirle la guinda al CV y darle color pero si no establecemos bien las bases todo lo demás puede perder todo el valor que tendría en un buen CV.

© Depositphotos.com-Vladis_studio -Vladyslav Makarov

1. Escrito a ordenador o máquina

No sé todavía por qué se siguen recibiendo (y recibiremos) CV’s a mano. Puedo entender que alguien no tenga ordenador, pero todo el mundo tiene conocidos o familiares que seguramente puedan tenerlo. Pero inluso en el caso de que estés solo, hay servicios de asesoramiento en muchas universidades, servicios de empleo en Ayuntamientos…

Si podemos usar un ordenador (la máquina de escribir por desgracia no da tantas posibilidades) hay que fijarse en el tipo de letra, tamaño, espacios entre las líneas, el uso de negrita….

Recomendación: no usar tipografías extrañas (puede no tener esa fuente el ordenador de tu seleccionador y que se vea el CV como un “cuadro”). El tamaño que se recomienda es el mismo que si utilizaras la fuente Arial en su tamaño 12. No abusar del espaciado entre líneas ni de la negrita.

2. Faltas de ortografía

Si has utilizado el ordenador, el programa con el que lo hayas hecho seguramente tendrá un opción para corregir la ortografía. En caso contrario, siempre puedes darselo a ese amigo que estudió letras y pedirle que te lo revise, a no ser que te de “vergüenza” (algo más habitual de lo que puede parecer). Nota: la vergüenza no es pedir ayuda, es necesitarla y ser demasiado orgulloso para reconocerlo.

3. Limpieza

No hay nada más desagradable y que transmita peor imagen que recibir un CV manchado (de café, grasa, polvo, sustancia de origen desconocido…). Por favor si se te cae el CV al suelo y lo pisas, no entreges ese CV con la huella de tu zapato. Otro aspecto de la limpieza es no entregarlo arrugado, roto o con muchas dobleces.

4. Incluir los datos de contacto

Puede parecer obvio, pero no es el primer CV interesante que acaba en la destructora de papel porque cuando vas a llamar al candidato no hay ni teléfono ni email o si los hay no están actualizados o están erróneos.

5. Ser positivo

Las palabras y el orden en el las escribimos transmiten mucha información, ¿alguna vez has leído algo y las palabras parecían incluir un “tono” molesto? Pues bien, las palabras que escojas pueden transmitir optimismo al ser positivas o frustración al ser negativas. No es lo mismo decir parado que buscando empleo y las palabras escritas no se las lleva el viento.

6. Sencillo, claro, conciso, breve…

 No es ningún secreto que un CV no debe ser muy extenso. Aqui podemos aplicar el dicho de lo “bueno si breve dos veces bueno”, pero sin llevarlo a extremismos… tan malo es un CV de seis hojas como el de media hoja.

7. Dar más importancia a la empresa que al puesto que has ocupado.

Esto es algo que también ocurre mucho, hacemos hincapié en hablar de las empresas. Sobre todo si son grandes y conocidas… que yo siempre digo lo mismo, si son grandes y conocidas no necesitas hablar tanto de ellas. A los seleccionadores nos interesa saber qué has hecho tu en esa empresa, con poner el nombre de la empresa es  más que suficiente.

8. Envia originales, no fotocopias

Puede parecer una tontería, pero se nota la diferencia. Además siempre que puedas es bueno que lo imprimas en color (para algo te has preocupado en ponerle algo de color), además la fotografía dejará de transmitir todo lo que debería, llegando a ser perjudicial el resultado del B/N en la imagen que transmites.

9. Ojo con la decoración

No hay que pasarse poniendo dibujos, filigranas, gráficos, cuadros, líneas muy gruesas… No estamos haciendo un cuadro, el CV debe “respirar”, si lo sobrecargamos causaremos rechazo, por muy bonita que sea la decoración escogida.

10. La prueba del escaneo

Los seleccionadores no tienen tiempo para leer detenidamente. Hay diversos estudios que han determinado que solo se utilizan unos segundos a la hora de “leer” un CV. La realidad es que no leemos, escaneamos. Como demuestra un estudio realizado en 6 segundos hacemos un escaneo que suele tener forma de “F”. Por lo que los CV que producen el efecto “ladrillo”, causan “agobio“,  o son molestos a la vista… darán menos ganas de leerlo y reducirán los segundos que el seleccionador dedicará.

¿Y tu CV, cumple con los 10 básicos?

Divertido video explicativo de los servicios ofrecidos en Mejorar tu CV