10 claves para completar un formulario de empresa como CV

Hay varias razones por las que una empresa puede querer o decidir utilizar un formulario tipo a modo de CV para que rellenen los interesados en una vacante en la empresa. En algunos sectores empresariales es una práctica bastante habitual. En algunos casos, el motivo es tecnológico, pues se ha comprado un software para gestionar el personal y se quiere un modo rápido y fácil de introducir los nuevos candidatos en la base de datos del mismo. Hay otros que lo hacen para minimizar la opinión personal de quienes valoran los CV, al ser obligados todos a utilizar el mismo formato.

Independientemente del motivo por el que una empresa puede decidir utilizar este tipo de formularios, a ti como candidato lo que te interesa es saber el mejor modo de rellenarlos y de actuar cuando te entreguen uno o te encuentres con uno en la web de una empresa.

Para empezar debes tener en cuenta que hay empresas que no dejarán que te lleves el formulario y que te pedirán que lo rellenes allí. Me importa bien poco lo que se inventen de excusa, la realidad es que es un coste para ellas y puesto que siempre hay un pequeño porcentaje de personas que se llevan un formulario y no lo devuelven cumplimentado de ese modo se «ahorran» esas pocas copias.

Suponiendo que te dejen llevar a casa el formulario, no estaría mal mirar si en la web de la empresa existe y puedes rellenarlo online pues así evitas problemas de caligrafía. También puedes mirar si indica un teléfono o email de contacto para que puedas llamar o preguntar pasados unos días si han recibido correctamente el formulario, así evitamos que nos pongan la zancadilla.

Rellenando el formulario, consejos:

1. Llévatelo a casa. Nada de rellenarlo allí, me da igual que sea un sitio tranquilo y tengan una mesa y boligrafos. El motivo es muy sencillo, te vas a poner nervioso por si te observan y ciertamente puede que te observen, así que mejor te lo llevas a casa para tener el tiempo y tranquilidad que necesites.

2. No respondas en el formulario. El primer error es escribir directamente en el formulario. Lo primero que debes hacer es leerlo sin escribir nada e incluso te aconsejo escribir primero las respuestas de cada espacio u opción en un folio una debajo de otra. El motivo no es otro que evitar cometer errores de lo más típicos. Por ponerte uno: «Nombre»___Fulanito__ «Apellido»__ De Tal Cual__ «Segundo Apellido»______. Upss. Resultado: tachón, tipex, línea limpia que tacha el segundo Apellido del campo de respuesta del primer apellido… Esto se nota y mucho al volcar los formularios al programa, así que cada detalle cuenta.

3. Fíjate en el formulario, hay algunos que son de color (muy corporativos) y debes tenerlo en cuenta para elegir el tipo de tinta a utilizar. Las más faciles de leer son el negro y azul por ese orden. Quizá pienses que si el formulario es azul y respondes en azul eres corporativo y podría ser, pero lo mejor teniendo en cuenta que se copia al ordenador y esa hoja se elimina es que se utilice el color que mejor se lea.

4. Calcula el espacio. Por este motivo también se aconseja responder primero en una libreta o folio en el que simules el espacio del formulario, de ese modo sabrás si puedes poner todo lo que piensas o no. Podrás jugar con el tamaño de la letra o escribir y retocar lo que quieres decir para que quede ajustado al espacio. No hay nada más horrible que ver líneas de palabras que suben, bajan o invaden otros campos.

5. Palabras clave. Esto pocas personas lo hacen, pero creéme si te digo que puede serte muy útil. Si has trabajado antes en el puesto que te interesa repitelo con las mismas palabras en cada apartado, nada de abreviar (en objetivo profesional, intereses, etc.). ¿Por qué? El formulario va a ser volcado a un programa informático que tiene filtros y en el que se pueden realizar búsquedas por lo que te aseguras de que el programa te encuentre más veces que a los otros candidatos.

6. Ortografía y gramatica. De ser posible asegurate de que no tienes faltas de ortografía y gramatica, puede que pienses que es perder el tiempo, pero copiar el texto en el editor de texto que utilices (ejemplo: Word) y revisar la ortogafía es una buena medida de seguridad.

7. Caligrafía. Si no lo pueden leer no lo podrán copiar y no existirá. Nadie te va a llamar para preguntarte qué has escrito aquí o allí. Si no lo leen bien no copiarán ese apartado en el programa y de ser complicado de entender en varios campos, directamente se destruirá. Ojo aquí con lo de hacer la letra muy pequeña para poder decirlo todo.

8. Limpieza. Puede parecerte una estupidez, pero no es el primer formulario ni el último que tendré que leer con una huella de zapato encima, una mancha de café, de carmín, etc. Trata de no doblarlo ni arrugarlo y de que no tenga ninguna mancha que te haga parecer descuidado.

9. Entrega y presentación. De ser posible entrégalo con una copia del CV original, convence a la persona que lo recepciona de que solo es por si tienen alguna duda en lo que has escrito o porque amplía información que el formulario no preguntaba (ejemplo: logros). El objetivo es llamar la atención, destacar sobre el resto y evitar que lo destruyan si no entienden algo, pues podrán contrastarlo con el CV.

10. Seguimiento. Si puedes envia un email a los pocos días para confirmar si han recibido el CV y ofrecete para explicar y profundizar en aquellos apartados que necesiten. El objetivo se confirmar que RRHH tiene el CV y no se ha «extraviado» misteriosamente por el camino.

¿Tienes que rellenar un formulario tipo CV? ¡No hay problema! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *