De vez en cuando hay alguien que me transmite la opinión de que el CV ya no es necesario, o quizá que deba ser un elemento infográfico o similar que sea elaborado a través de productor automático online y pertenecer a una base de datos o en realidad que sea cualquier cosa menos las dos hojas recomendadas que uno hace en Word y que ajusta a su gusto y preferencia.

Depositphotos.com-Joingate

Depositphotos.com-Joingate

Esta opinión, normalmente, suele venir de personas que están más relacionadas con el campo de la tecnología e Internet que con el reclutamiento y la gestión de recursos humanos. Además muchas veces en estos comentarios detecto cierto desprecio al uso del CV como si de una herramienta arcaica se tratara, como si fuera algo que sirve para que todos los candidatos parezcan iguales o que no permiten expresar lo mejor de cada uno.

Con eso último si estoy de acuerdo pero con matices: es lo que consigue un mal CV, que tu candidatura pase desapercibida, ya que hay mucho CV de copia y pega, uso de plantillas y por supuesto mucho CV hecho en quince minutos, y eso créeme que no va a hacer nada por el candidato. Hay muchas formas de hacer un CV, pero se resume sencillamente en hacerlo mal y hacerlo bien. De los primeros son la mayoría, de los segundos, muy pocos, y son quienes consiguen resultados.

Indudablemente las novedades tecnológicas son importantes, pero cuando “esa cosa nueva que hace CVs en internet” es más importante y destaca más que la persona que lo utiliza, mal vamos, ahí está fallando algo. Te expongo mis 5 razones por las que hay que tener un CV, nada nuevo si eres lector habitual del blog:

#1. Un CV exclusivo que te vende solamente a ti.

Muy relacionado con lo que escribía antes. Si el formato del CV (o como se quiera llamar, según el gadget utilizado en su elaboración) es más importante que la persona, si el continente es más espectacular/mejor/valioso que el contenido… Houston, tenemos un problema.

#2. Al final, siempre te piden un CV.

Es posible que tengas un blog o web personal que exprese perfectamente cómo eres y tus capacidades, pero al final siempre hay alguien que pide un currículum para documentar el perfil, presentarlo a comités de reclutamiento o para compartirlo como CV a tener en cuenta. Incluso a mi me piden mi currículum cuando solicitan mis servicios en escuelas de negocio como profesora, pese a que me conocen muy bien tras ver mi web y mis perfiles sociales.

#3. Un CV es tuyo, de nadie más.

Tener un CV en la base de datos o sistemas de un tercero supone no tener el control absoluto de su futura modificación y difusión. Tu CV es tuyo, de nadie más, y como tal debes tenerlo en tu ordenador y modificarlo libremente, sin tener que acceder a ninguna web o base de datos. Tu CV debe ser tuyo, en propiedad, bajo tu control y administración.

#4. Tu CV va sobre ti.

Y como es tuyo, va sobre ti y para corresponder a tus intereses, debe estar totalmente adaptado y diseñado según tus preferencias, características y objetivos profesionales. Por eso creo en el CV como vehículo para transmitir y comunicar la relevancia de tu candidatura. Cuando esto no ocurre, mucho me temo que estaremos ante un CV de dudosa calidad, ya sea porque se ha hecho con una “máquina de hacer CVs”, porque utilizamos una plantilla que circula por Internet o porque no le hemos dado la importancia que realmente tiene y nos hemos dedicado a ello de forma decidida.

#5. Tu CV no responde a modas.

El CV no debe responder a modas, sino que debe corresponder a tu moda. Dicho de otra forma, el candidato, la persona, no debe adaptarse a un CV, sino que el CV debe adaptarse a la persona, de forma integral en cada una de sus palabras, espacios y líneas, tanto en contenido como en continente.

Un buen CV debe ser como el ADN del candidato al que representa: único, exclusivo, diferenciador y capaz de definirlo de forma integral… ¿Acaso tu ADN es igual que el de otras personas?, pues lo mismo ocurre con tu CV, y por eso debes tener uno, pero bien hecho, no de copia y pega.

Sí, supone un esfuerzo de leer, pensar, aplicar las enseñanzas sobre el CV, hacer pruebas con el formato, fuente, diseño, color, etc. Pero vale la pena, ¿no crees?