El uso de las recomendaciones de LinkedIn es un recurso que puede ayudarte a dar una imagen más profesional y a conseguir entrevistas, pero solamente funcionará si se utiliza correctamente. La mayoría de las personas no utiliza las recomendaciones de LinkedIn de forma adecuada y eso ha llevo a crear frases entre los seleccionadores del tipo: “eres más falso que una recomendación de LinkedIn”.

© Depositphotos.comTa_samaya-Natalia Belotelova

© Depositphotos.comTa_samaya-Natalia Belotelova

Pero la realidad es que es información valiosa si se utiliza correctamente. Para facilitar la lectura o análisis de tus recomendaciones voy a enumerar algunas claves o consejos sobre las recomendaciones de LinkedIn.

1. El número de recomendaciones. En este caso menos es más. Tener 30 recomendaciones y no tener trabajo crea desconfianza, pues si hay 30 personas que dicen que eres maravilloso, ¿por qué no te ayudan a encontrar empleo? (Sé que suena duro, pero se piensa eso). Lo ideal es tener 2 recomendaciones de jefes o superiores en cada trabajo o puesto ocupado. Las de los compañeros o subordinados suelen ser más abundantes pero no deberían ser más de 2 o 3, pues no aportan el mismo valor.

2. Las recomendaciones más valiosas. Siempre las de los jefes directos, seguidas de otros superiores y por último de las de compañeros y subordinados, que solo se tienen en cuenta si deseo que el candidato tenga liderazgo y trabajo en equipo.

3. El contenido. Cuanto más elaborada y pomposa sea la recomendación menos creíble. Debe ser lo más natural posible y realista. Nadie va por la calle hablando de competencias (a no ser que trabajes constantemente con ellas). Se habla sobre competencias pero explicándolas. Ejemplo: “Juan siempre sabe lo que hay que hacer y todos acabamos buscando su apoyo y orientación”, en lugar de decir: “Juan es un gran líder”. Espero haberme explicado bien, pero lo que más funciona es que se hable de forma coloquial pues eso dará mayor validez a la recomendación.

4. Quid pro quo. Es muy fácil para un seleccionador o reclutador ver a quién has recomendado tú. Si tienes 5 recomendaciones y tú has recomendado a esas mismas personas la validez de la recomendación por mucho que fuera escrita de forma sincera y honesta pierde su validez, pues transmites la sensación de tener una recomendación a cambio de dar tu una.

5. Extensión y forma. Debe ser breve, clara y concisa. No debe faltar información sobre la empresa o universidad en la que se trabajó o estudió junto a esa persona, puesto ocupado por ambos, tipo de relación (subordinado, jefe, compañero, profesor, etc.) y fecha en la que se trabajó, colaboró o estudió con esa persona.

6. Las recomendaciones fuera del trabajo. Es posible recibir recomendaciones de profesores, compañeros de clase, de proyectos y prácticas. En el caso de proyectos o prácticas la duración debe haber sido mayor a una semana. En el caso de los compañeros de clase, debéis haber sido compañeros más de un mes. Los profesores deben haberte dado más de cinco clases y/o haberte supervisado.

7. Las recomendaciones de clientes o colaboradores. Para aquellas profesiones que suelen trabajar por proyectos puedes incluir las recomendaciones de tus clientes y colaboradores (proveedores, otros trabajadores en el proyecto de otras empresas, etc.).

 Si tienes muchas recomendaciones y deseas ocultarlas es posible hacerlo editando tu perfil y gestionando su visibilidad.

Ten  en cuenta todo lo anterior y podrás darle más valor a tu perfil de LinkedIn. 🙂