Acaba un año, pero otro comienza y antes de hacer las cosas a lo loco llevados por los buenos propósitos que surgen en estas fechas debemos revisar ciertas cosas para no cometer errores que fácilmente habríamos podido evitar.

depositphotos.com-voronin-76

depositphotos.com-voronin-76

1. Empieza por conocerte a ti mismo.

Enfocado desde diversos puntos de vista. En primer lugar sería interesante descubrir tus habilidades o talentos para enfocarte mejor en aquello que realmente eres bueno y que puedas responder cómo eres  y qué quieres durante una entrevista. A continuación siempre es buena idea hacer un DAFO que ti mismo como candidato para después realizar un análisis CAME.

2. Establece tus objetivos.

Determina qué objetivos SMART deseas alcanzar y ten en cuenta por qué fracasan muchas búsquedas de empleo. Una vez tengas establecidos tus objetivos y decidas cómo los vas a atacar, es importante que registres todos tus pasos en un cuaderno de bitácora para poder valorar los resultados obtenidos y modificar el rumbo en caso de ser necesario.

3. Construye una buena red de contactos.

Las mejores oportunidades laborales están en el mercado oculto, y ese mercado es especialmente accesible a través de tu red de networking. No obstante recuerda que es muy importante cuidar de tu red de contactos, estar siempre visible y cultivar tu sexto sentido para encontrar buenas oportunidades. Y por supuesto, no confundas qué es networking con otras prácticas que pueden alejarte de tu propósito.

4. Sé hábil en redes sociales.

Recuerda que ya no se trata de que tu presencia en Internet sirva para encontrar trabajo, sino simplemente para que no quedes descartado a las primeras de cambio. No caigas en los errores más habituales y no te obsesiones con querer encontrar empleo exclusivamente en redes sociales, simplemente se trata de una palanca más a desarrollar sin despreciar al resto.

5. LinkedIn: importante no, lo siguiente.

De entre todas las redes sociales destaca sobremanera y por méritos propios linkedIn, pero cuidado: no esperes que tu perfil en LinkedIn sustituya a tu CV y no escatimes en esfuerzos para lograr tener un buen extracto de perfil y trabajar bien el titular para aparecer bien posicionado en el buscador interno de esta red social profesional.  Además debes gestionar bien tus contactos y estar muy atento al interés que suscita tu perfil.

6. Haz que tu CV sea un verdadero documento de venta.

No te dejes llevar por las modas de los video-currículums, CVs hiper-creativos o las plantillas prefabricadas de Internet. Empieza por garantizar que tu CV cumple con los básicos y que el CV sirva para venderte en un documento que tenga la extensión adecuada, indicando tus méritos a través de los distintos apartados imprescindibles y opcionales. Y por supuesto, ¡no caigas en los errores más habituales a la hora de mandar un CV por email!

7. Prepara la entrevista para conseguir el puesto.

De nada serviría un gran CV si después, cuando hemos de dar la cara en una entrevista, nuestra candidatura se diluye… Para empezar asegúrate de no empezar mal para dejar una muy buena primera impresión, sé estratégico al preparar tus entrevistas de trabajo y transmite un interés positivo en la entrevista para no arruinar la entrevista con tus propias auto-limitaciones y sabiendo cómo responder a tus puntos débiles. Pero al final es como todo, “la práctica hace al maestro”, y en esto la entrevista no es ninguna excepción: practica la entrevista y aumentarás tus posibilidades de éxito.

La verdad es que no son pocas las ideas, pistas, claves, etc. que puedes sacar de este artículo (si lees cada enlace) y es interesante que las revises para comenzar con buen pie en la búsqueda de empleo en este año que comienza. 😉