Somos únicos y especiales, nadie es mejor ni peor que otro, simplemente es diferente, exclusivo, como una edición limitada muy pequeña, tan pequeña que solo tiene una unidad, tú. Pero eso por desgracia no se verá si haces lo mismo que otros, si te conformas y quedas satisfecho cuando podrías aspirar a mucho más. Por eso debes alejarte de la mediocridad y buscar la excelencia.

Derechos de foto: Fotolia

Derechos de foto: Fotolia

No sé quién dijo esta frase, pero hay mucha verdad en esas palabras: aquellos que alcanzan el éxito nunca están satisfechos. Y es así, no importa el puesto de trabajo que tengas, ni el coche que conduzcas, ni el salario que ganes, y no importa, porque tu vales mucho más. Estamos diseñados para alcanzar imposibles, construir sueños, romper miedos y asombrar al mundo y a nosotros mismos.

Eso no quiere decir que debamos obsesionarnos con conseguir la excelencia de modo que enfermemos, sino que nuestra meta a alcanzar debe ser elevada pero repleta de pequeños pasos y objetivos que nos ayuden a saber que vamos en la buena dirección y que al mismo tiempo nos permitan disfrutar del proceso.

Cuando uno se dedica al desarrollo personal y profesional de otras personas debe ser un ejemplo a seguir y cuando además de eso hablamos de marca personal, de tu presencia online, o de emprender en internet el ejemplo debe ser aún mayor. Aún estoy muy lejos de alcanzar mi meta (ese sueño enorme que te propongo que tengas) pero sin embargo trabajo cada día aunque sea un poco en acercarme a ella. Hoy estoy muy feliz porque he cumplido uno de los objetivos (esos pequeños pasos que debes tener en tu camino hacia ese gran sueño), hoy tengo una página web de la que me siento orgullosa y que me proporciona seguridad, tranquilidad y satisfacción.

Hace meses tras recibir una estupenda asesoría por parte de Florencio Martínez (www.negociosenauge.com) tomé decisiones importantes sobre mi negocio como el estilo de trabajo que era mejor para mis clientes, el tipo de vida laboral que quería tener, etc. no puedo más que decir que fue un gran paso del que estoy muy satisfecha.

Tras su asesoría decidí cambiar la web, pero sin duda alguna me equivoqué al elegir a la persona que hizo el cambio en la web. No disfruté para nada del proceso, todo era incertidumbre y el resultado final desde luego que dejaba mucho que desear o se alejaba mucho de mis expectativas.  En ocasiones uno no da con el profesional adecuado, pero eso no quiere decir que esa persona o empresa no exista. Si uno quiere lo mejor debe buscar a alguien experto, apasionado y que se vuelque sin duda en su trabajo. Por suerte encontré mucho más que un profesional adecuado, encontré auténticas joyas como personas y profesionales en Mada Vaamonde y Juan Luis Vázquez. Gracias a ellos y su empresa Root Studio ahora tengo una web que ha superado mis expectativas. No os podéis imaginar la diferencia en el trato con la anterior persona de desarrollo web, tanto en la experiencia de atención como cliente, en el cuidado y mimo de cada detalle y esa pasión que demuestran por su trabajo. Si de verdad quieres la excelencia y estás pensado en cambiar tu página web personal o de empresa te recomiendo que contactes con ellos, ¡no te arrepentirás! 🙂

Este artículo igual piensas que te dice poco, pero en realidad te estoy diciendo mucho, pues el mensaje de fondo es muy importante. No dejes de buscar el modo de mostrar tu excelencia, que eres único y exclusivo. No te conformes y digas que te quedas satisfecho con usar una plantilla o imitar lo que hace otro. Y no me refiero al curriculum, sino a todo lo demás, estilo a la hora de vestir, comportarte, relacionarte con otros, etc. El modelado (hacer cosas como las hacen otros) está bien si se toma como modelo a alguien excelente, exitoso y que realmente triunfa en la vida, pero incluso haciendo eso te diría que no te quedes ahí, busca mostrar tu verdadero potencial, tu excelencia personal propia porque sino al final sucederá como con esas canciones que “reciclan” o “adaptan” melodías de otras, terminará por sonar a viejo, conocido o poco original.

Así que: aléjate de la mediocridad y busca la excelencia 😉

#Éxito Directivo