Cuando se menciona la autoestima se suele hacer muy de pasada, sobre todo porque no se comprende hasta qué punto esto es importante y muchos aun menos entienden que se deba cuidar en ciertas situaciones como el desempleo. Lo cierto es que en mayor o menor medida la autoestima se ve afectada en las personas que están buscando empleo. Se habla de autoestima alta, baja… pero no voy a explicar estos conceptos, lo importante es comprender qué afecta a la autoestima para desde ese conocimiento mejorar el nivel actual que tengamos de la misma.

©-depositphotos.com-jukai5

©-depositphotos.com-jukai5

Normalmente se usa la palabra autoestima sin especificar, y es que por lo general se agrupa todo ya que los distintos aspectos que afectan a la autoestima se influyen unos a otros. Pero es bueno que identifiques los aspectos distintos que la componen, que serían: profesional, personal, afectivo, social, salud, economía, ocio y físico.

Hay que tener claro que si alguno de estos aspectos sufre una reducción de la autoestima puede afectar al resto provocando una espiral de destrucción de la autoestima total si no se controla. Al no tener empleo se es más vulnerable pues esta situación afecta a varios de los apctos que componen la autoestima.

Profesional

Si no se tiene empleo, al no sentir que se es útil y que aportas algo como profesional a la sociedad esta faceta o aspecto de la autotestima suele disminuir llegando a despersonalizase el desempleado y en una gran mayoría de casos perdiendo la identidad.

Solución: mientras no se encuentra empleo hay que aumentar el autoestima que recibimos de los otros aspectos, pero también podemos mediante cursos, participación en foros, debates, etc. de tu profesión sentirte útil y mantener un nivel mínimo de la parte profesional de la autoestima.

Personal

En este aspecto metemos todo lo relacionado con sentirse autorrealizado, el desarrollarse personalmente. Digamos que sería todo aquello que nos hace mejores como personas, por ejemplo hay gente que en desempleo se une a voluntariados o hace acciones altruistas que no enriquecen el bolsillo pero si el corazón y el espíritu. Sentir que aportamos como personas al mundo. Otros deciden tener un hijo, escribir un libro, comenzar un hobbie, mejorar sus habilidades…, pero en definitiva es algo que te hace sentirte orgulloso de la persona que eres.

Afectivo

No hay nada peor que el rechazo que muchas veces se provocan a si mismos los desempleados de larga duración. El sentirse menos valiosos por no tener empleo ha llevado a más de uno a perder el deseo de estar con los que quiere e incluso a aislarse.

Por ello es importante elevar este aspecto buscando cariño en los que nos quieren, pidiendo más atención en caso de sentir que lo necesitamos y obligarnos a querer y a dejarnos querer.

Social

Enlazado un poco con el anterior aspecto, se puede llegar a huir de los amigos por la incomodidad de que pregunten o salga el tema del desempleo. En este estado de desempleo (pues no es una cualidad tuya, sino un estado temporal que estás viviendo) es importante fomentar al máximo el contacto con los que conoces y con los que no conoces. El sentirse una persona aceptada y valorada como miembro de un grupo aumenta la autoestima social y no solo ayuda a aumentar el nivel total de autoestima sino que además cultivar el autoestima social es ampliar posibilidades de encontrar empleo mediante contactos.

Salud

El perder empleo o no encontrarlo puede traer una serie de síntomas que de no vigilarse pueden llegar a degenerar en problemas de salud. Es por ello que el sentirse cansado, triste o decaído no es bueno. Para fomentar la salud nada mejor que llevar una vida saludable, hacer algo de ejercicio (aunque solo sea caminar), comer cosas sanas que no te sienten mal, etc. puede aumentar ese bienestar que se añade a la autoestima de sentirse bien y sano.

Economía

Uno de los aspectos directamente afectados por el desempleo además del profesional es el económico. Pero ello no quiere decir que debas permitir que te deprima la nueva situación. Es importante para ello planificar los gastos que tenemos en nuestra vida y valorar lo que nos cuesta buscar trabajo para que no se escape ninguna cifra del presupuesto. Por supuesto contar con apoyo de familiares o amigos en caso de necesidad también ayuda a paliar ese descenso de autoestima.

Ocio

Ligado al anterior, muchos asumen el fin del ocio en sus vidas cuando no debes permitir que eso suceda. Obviamente si no puedes permitirte viajar o ir al cine no puedes hacerlo, pero ello no significa que no puedas buscar alternativas de ocio gratuito. Desde caminar, correr, jugar al fútbol con amigos, quedar a ver ese partido en la tele, leer en la biblioteca algún libro, jugar a juegos de mesa con familia o amigos, etc.

La idea es distraerse y desconectar en algún momento de la semana del esfuerzo de buscar trabajo ya que sirve de vía de escape del estrés y libera a la mente de esa tensión psicológica de cien cosas por hacer que suele darse en la búsqueda de empleo.

297x147general

Físico

Por último pero no menos importante, el físico. El estar en desempleo no debe suponer dejadez, ir todo el día en pijama y cada dos por tres picotear algo en la cocina. El desempleo debe usarse también para cuidarse aunque por motivos económicos deba ser en casa y hacerlo todo uno mismo. Es normal reducir las visitas a la peluquería, la esteticien, el gimnasio, comprar ropa, etc. pero en la medida de lo posible debes cuidarte.

El cuidar tu aspecto contribuye a sentirte mejor y a ganar en seguridad y si uno se siente bien físicamente y con su apariencia lo transmitirá en la entrevista.

Como decía al principio todos los aspectos influyen en tu nivel de autoestima y por eso debes prestar atención a todos, incluso en aquellos días en los que resulta más difícil por sentirse triste, frustrado, etc.

Recuerda: si te sientes bien, así se percibirá en la entrevista.