En las entrevistas de trabajo hay algunas preguntas que se utilizan más que otras y sin duda entre ellas podríamos crear dos tipos de clasificación, según sean más o menos temidas por los entrevistados. Hoy quiero tratar la pregunta relacionada con las debilidades. Hay muchos modos de formularla pero en todos ellos se busca obtener la misma información. Y no es precisamente lo que muchos piensan al responder diciendo que no tienen nignuna debilidad.

Muchos entrevistados piensan que deben responder que no tienen debilidades, pues reconocer que se posee alguna debilidad podría hacer que fueran descartados o que el entrevistador los percibiera como menos aptos al puesto. Nada más lejos de la realidad, cuando alguien no responde por miedo o por no conocerse, siempre es descartado.

El motivo es muy sencillo, todas las personas tienen defectos y/o debilidades y quién no crea poseer ninguno es que no se analizó bien a sí mismo. Por lo tanto no tiene ningún sentido que se vaya a la entrevista para responder a esta pregunta como si uno fuera un súper héroe o Superman. Sencillamente serías descartado.

Siguiendo con la línea de pensamiento sobre Superman, déjame decirte, que Superman también tiene debilidades, la kryptonita verde por ejemplo podría matarle. Por lo tanto en una entrevista de trabajo Superman debería decir que si tiene  una debilidad como mínimo (hay más kryptonitas que le afectan).

Normalmente se pregunta por una debilidad o punto débil y tres puntos fuertes o fortalezas. A mí me gusta pedir tres y tres de cada para conocer el grado de autoconocimiento que tiene el candidato. La explicación es sencilla, con los años, cada nueva entrevista siempre me confirma que quién sabe tres fortalezas y tres debilidades sobre sí mismo, suele realmente ser una persona que se conoce a sí misma. Por ese motivo no ha ido a la entrevista por probar, desea el puesto al que opta y se ha informado mucho sobre la empresa, conoce el puesto ofertado, etc.

Mi consejo es que prepares tres fortalezas y tres debilidades, pero solo menciona una debilidad y si el entrevistador te pregunta si tienes más, entonces le dices otra como respuesta. Pero no basta con decir la debilidad, si haces eso serás descartado y te arriesgas a que el entrevistador interprete libremente tu debilidad.

NuevocursoonlineBanner_297x200

Por seguir el ejemplo de Superman, si Superman en una entrevista le dice al entrevistador que su debilidad o punto débil es la kryptonita verde, ¿crees que lo contratarán? No, y la respuesta es muy sencilla, no vas a contratar a alguien a quién le afecta la kryptonita, aunque quizás no sepas ni lo que es o cómo lo afecta.

Es una exageración para ilustrarte que con decirlo no basta, pero tranquilo voy a rescatar a Superman para que salga victorioso. Superman, un tipo listo y que se conoce muy bien a sí mismo, sabe que tiene la debilidad de la kryptonita verde, pero lo argumentaría diciendo por ejemplo: “Mi debilidad es la kryptonita verde, pero es un mineral que solo se encuentra en Krypton por lo que si no realizo ningún viaje a Krypton, podré salvar Metrópolis“.

Para los humanos, ;-) debemos hacer lo mismo, esta sería la fórmula a seguir:

Debilidad + Medida o Acción Correctora = Resultado Positivo

BannerServicios_468x60_02

Ejemplos:

1. Mi debilidad es la impuntualidad cuando quedo con alguien, lo que ha provocado que mediante alarmas y otros trucos finalmente llegue siempre cinco minutos antes a los sitios por lo que ahora el que espera soy yo.

2. Mi debilidad es que no me gusta el papeleo pues un comercial siempre piensa en vender, pero he comprendido que si es lo primero que hago no tendré que pensar en ello, lo que hace que siempre sea el primero en entregar los documentos que necesitan los del departamento de personal.

3. Mi debilidad es ser impaciente al querer lograr rápido los objetivos, pero he descubierto que si analizo el trabajo, dedicación y persistencia necesarios puedo lograr cumplir el objetivo e incluso superarlo.

Esto son solo tres ejemplos, por favor piensa en tus verdaderas debilidades y usa la fórmula para que te terminen vendiendo ante el entrevistador. Los nervios en una entrevista pueden ser traicioneros y hacer que olvides si memorizas algo que no es tuyo. Siempre que uses la fórmula para una debilidad tuya real será mucho más fácil que puedas explicarlo con naturalidad en la entrevista.

Y tu, ¿Ahora sabrías cómo responder sobre tus tres puntos débiles? :-)