Continuando con la temática de blog y empleo, y antes de dedicar sucesivos artículos a repasar qué plataformas disponibles hay y cómo montar un blog desde cero para apoyar nuestra búsqueda de empleo, creo que es interesante abordar el tema de la temática que deseamos desarrollar en el mismo, cosa que ya empezamos a ver en el anterior post sobre blogs.

Depositphotos.com-SergeyNivens

Depositphotos.com-SergeyNivens

A continuación analizo, siempre bajo mi punto de vista, los temas más frecuentes que encuentro en blogs de quienes buscan empleo y tienen un blog con la finalidad de impulsar y mejorar sus resultados. Estos tres grandes temas son los que he ido viendo en los blogs de las personas que contratan mis servicios. Veamos:

– Blogs sobre qué se está haciendo para encontrar empleo.

Son así como un cuaderno de bitácora en el que se comenta la actividad que se va desarrollando, artículos o noticias de interés, opiniones sobre las cifras y estadísticas de desempleo, etc.

En mi opinión este tipo de blog no aporta nada especialmente a la valía del candidato: no demuestra cómo de bueno se es en una profesión concreta, y en todo caso a veces he apreciado que desprenden una connotación de actitud negativa, ya que muchas veces encuentras un auténtico muro de lamentaciones.

Puedes tener este tipo de blog, y el que prefieras, faltaría más, pero que sepas que posiblemente nunca te sirva para encontrar trabajo. Otra cosa es que te sirva a modo de “terapia” o como vía de escape, genial, pero como te digo, no esperes de él la llave a tu nuevo empleo.

– Blogs sobre una afición en particular, no relacionada con su profesión.

Como decíamos el otro día, es más bueno que malo, pero a tu candidatura profesional no le va a afectar especialmente. El reclutador de turno no va a apreciar que eres mejor profesional por tener un blog de bricolaje, mecánica, filatelia o fotografía. Va a ver que tienes un hobby, pero si éste no tiene absolutamente nada que ver con tu profesión, mucho me temo que no servirá de nada.

Por supuesto: si está claro que tu blog es muy personal y sobre algo que absolutamente nada tiene que ver con tu profesión, ¡no lo pongas en tu CV!, si lo pones en tu CV y en LinkedIn el reclutador que visita tu perfil o lee tu CV espera ver algo relacionado con tu oficio, no un blog sobre la cría de caracoles 😉

Ojo, es posible que se trate sobre un hobby que esté relacionado con su profesión, y entonces la cosa cambia. Recuerdo el caso de dos candidatos:

El primero de ellos era mecánico de automóviles de profesión, que tenía un blog sobre restauración de coches clásicos. En su día a día laboral no trabajaría con coches clásicos de colección, pero su blog sobre este hobby tenía puntos de conexión con su profesión. 

El segundo caso era el de un responsable de una tienda de deportes, que tenía un blog sobre su actividad como corredor popular de maratones. Como ves, es evidente que pese a no tener un blog sobre “tiendas de deporte” si era sobre una afición personal que enlaza perfectamente con su profesión, y que cualquier reclutador o empresa vería como un +1 a su candidatura.

En estos casos, podríamos decir que serían blogs encuadrados en el siguiente grupo, en el de los relacionados con la profesión del candidato.

– Blogs que tratan directa o indirectamente sobre su profesión.

En este punto me permito diferenciar entre dos tipos de blogs: aquellos que tienen contenido no propio y aquellos que son creadores de contenido original.

Los que no aportan nada, y son meros recolectores de contenidos de aquí y allá, a veces indicando su fuente y a veces haciendo un lamentable “copia y pega”, mucho me temo que no están generando el efecto deseado. Se puede ver que ese candidato tiene interés en su profesión, pero, ¿qué aporta?, ¿ser un aglutinador compulsivo de contenidos le convierte en una opción preferente?, ¿qué está demostrando?, ¿que es capaz de acudir a fuentes de información y volcarlas en su blog?

Por el contrario, aquellos que crean contenido original, aunque sea tomando diferentes fuentes a modo de documentación y bibliografía (lo cual no es nada malo), están diciendo que “controlan” su profesión, tanto que están dispuestos a crear contenido valioso, a ser líderes de opinión, a dejar su huella personal a través de su blog. En este caso, estamos ante un blog y un contenido que aportan valor, un valor específico que un reclutador podrá valorar favorablemente.

Visto lo visto: ¿de qué escribe uno su blog?

Desde un punto de vista de la búsqueda de empleo, si quieres un blog que te ayude a encontrar un trabajo, mis recomendaciones son las siguientes, en lo que al tema del blog se refiere:

– Escribe sobre tu profesión o un asunto relacionado. Que te de igual que sea un tema muy explotado o que ya existan muchos blogs al respecto: ¿es acaso tu propósito ser el blog más leído o es el de demostrar que dominas tu oficio a través de tu blog?

– También puedes escribir sobre esa profesión o puesto al que aspiras y para el que te estás preparando. Por ejemplo, puedes ser contable en un departamento financiero, pero tu deseo es ser director financiero a medio o largo plazo, en ese caso sería buena idea un blog que tratara los asuntos más relacionados con la dirección financiera de la empresa que con el día a día de un contable.

– Debes poder escribir con pasión, de cada artículo que escribas se debe quedar el lector de “guau, esta persona es una verdadero fan de su profesión”.

– Escribe sobre un tema del que puedas escribir un post decente al menos cada semana o diez días. No hace falta que sea un artículo interminable, con 600 ó 700 palabras ya estará bien.

Recuerda, si el blog es para ayudarte a encontrar empleo: ¿cómo lo vas a orientar para que realmente te ayude a ello?, ¿te acercará o te alejará de tu objetivo?

Y segundo recordatorio: el tema del blog está genial, pero no olvides que antes o después pedirán tu CV y te integrarás en un proceso de selección, por lo que el blog no deja de ser una herramienta más en tu búsqueda de empleo.

Como dice el título de este artículo, con referencia al blog se trata de encontrar tu sitio.