¿Cómo afrontar procesos de selección anónimos o confidenciales?

Entre los consejos y recomendaciones que he dado en anteriores post, se encuentra el de buscar información sobre la empresa a la que vamos a enviar nuestro CV. Recientemente se me ha preguntado por los procesos de selección «anónimos», es decir, aquellos procesos de selección que no indican el nombre de la empresa.

Antes de continuar, resaltar que hay fraudes de ofertas de empleo pero existe el modo de detectarlas. Pero hoy me refiero a las ofertas de empleo llevadas a cabo por empresas de selección o headhunters que por confidencialidad con sus clientes no suelen mencionar el nombre de la empresa.

En ocasiones se da información muy genérica en el nombre de la empresa como puede ser decir que se trata de una empresa multinacional, empresa líder del sector X, importante empresa del sector X, etc. En cuanto a la descripción del puesto de trabajo, muchas veces solo se indica con el nombre del puesto, en otras ocasiones se incluyen los requisitos imprescindibles para el puesto. Si la empresa contratante permite dar más información veremos una oferta completa en cuanto a perfil del puesto, funciones que se desarrollarán e incluso el salario ofrecido.

Es importante que nuestro CV sea adaptado a la oferta, incluso cuando nos inscribimos a una oferta a través de una empresa de selección o consultora. Es por ello que si en la oferta facilitan la información debes adaptar el currículum que envíes.

El mayor problema que nos encontramos una vez inscritos en la oferta, es el desconocimiento de la empresa, no hay posibilidad de investigar sobre la misma.

¿Qué hacer en estos casos?

Aunque el puesto no se defina claramente, puedes adaptar tu curriculum a los requisitos que hay establecidos de forma general para tu puesto. Debes intentar no despreciar ninguna de las funciones que están asociadas a ese puesto. Si en tu trabajo anterior, por ejemplo, tratándose del mismo puesto de trabajo hacías más unas tareas que otras, yo las igualaría o al menos no eliminaría las tareas menos realizadas, ya que no sabes qué funciones y tareas concretas tienen más valor para la empresa.

Otra pista es el conocer de qué sector es la empresa (que eso si se suele decir), ya que te ayuda a saber qué es más valioso en ese sector para tu puesto y puedes buscar ofertas de trabajo de empresas de ese sector (aunque sean antiguas y estén cerradas) para ver qué requisitos se piden en ellas y así adaptarte un poco más o al menos tener una ligera idea antes de la entrevista.

¿Cómo preparo la entrevista?

Lo primero es tener calma y no obsesionarse con averiguar el nombre de la empresa cuando te llamen para la primera entrevista desde la empresa seleccionadora o consultora.

Tienes muchas posibilidades, si te han llamado para una entrevista quiere decir que el CV que enviaste no estaba desencaminado. Con lo que puedes ir respondiendo basándote en el currículum que enviaste. Y según te pregunte el seleccionador por funciones o tareas concretas irás descubriendo las que valoran más. Lo detectarás porque te harán más preguntas sobre esas funciones o tareas y te pedirán ejemplos o que le cuentes más sobre como las realizaste en tu trabajo anterior.

Normalmente no se suele dar en esta entrevista el nombre de la empresa, sino en la cita para la entrevista con la empresa cuándo se revela la información. Pero si todo ha ido bien en la entrevista y el seleccionador cree que puedes ser el elegido, lo notarás. Aprovecha cuando preguntes cómo continua el proceso de selección para preguntarle al entrevistador diciendo de antemano que entiendes que no pueda decirte el nombre, si sería posible que te facilitase algún dato más para poder prepararte para la entrevista con la empresa. En determinados puestos es importante o puede darte ideas saber el personal a tu cargo, el volumen de ventas, el número de empleados, el número de sucursales o delegaciones…

Lo importante es ser lo más sincero y abierto posible al preguntarle al seleccionador  por la empresa, y recuerda que no debes acosarle a preguntas sobre la misma.

Trata de estar calmado y apuntar lo que te diga el seleccionador, tareas por las que ha demostrado interés, funciones, su respuesta a tu pregunta sobre información de la empresa… De este modo no olvidarás nada y podrás trabajar sobre ello para la siguiente entrevista con la empresa.

Si tienes suerte y al seleccionador se le escapa el nombre de la empresa o algún dato que te lleve a averiguarlo, es mejor no revelarlo en la entrevista con la empresa final y «vender» la idea de que siempre has tenido interés en su compañía y por eso conoces datos sobre ella, etc.

De este modo no dejas en mal lugar al seleccionador y tú te apuntas un tanto. 😉

Videos de Mejorar tu CV en Youtube