Hay muchos factores a tener en cuenta para triunfar en una nueva empresa. En ocasiones cuando uno comienza en un nuevo puesto pasa por alto muchas de estas “normas” llegando a integrarse más despacio de lo que podría hacerlo si tuviese en cuenta ciertos aspectos. Cuando uno está dentro de una empresa y asciende en ocasiones puede parecer que ya conoce la empresa y que no necesita hacer nada más, pero eso no es del todo cierto. En ambos casos el rol que desempeñamos es importante y para triunfar debemos tener en cuenta ciertos aspectos que nos ayudarán a crecer más rápidamente.

Derechos de foto: Fotolia

Derechos de foto: Fotolia

1. Reconoce y respeta.

A tu antecesor del puesto, jefes, compañeros, colaboradores, la empresa, su historia, etc.

Lo peor que puedes hacer es no saber quién es quién en la empresa, desde el principio trata de tener claro quién es tu superior inmediato, tus compañeros, etc. si no lo tienes claro, ¡pregunta!

El respeto es la segunda parte fundamental, muchas personas lo primero que hacen al llegar a una empresa es “criticar” o “quejarse del mal trabajo realizado hasta ahora. No solo no puedes juzgar porque no has estado ahí cuando estuvo otro, sino que pueden quedar “aliados” o personas “afines” o que tenían cierto “apego” por el que se marchó, lo que puede crearte “enemigos”. Acepta lo que te encuentres, intégralo y inclúyelo como si fuera tuyo para avanzar.

2. Ponte al servicio de la empresa y sus objetivos.

No hay nada peor que olvidarse del objetivo que tiene la empresa, si nos obcecamos en conseguir el objetivo del departamento en el que estamos sin valorar el resto de la empresa no siempre daremos lo mejor de nosotros mismos. Suelen surgir muchos roces entre departamentos por estos motivos: marketing, ventas, producción, financiero…

Es mejor buscar el punto en común de todos los departamentos para hacer que la empresa avance.

3. No todos son iguales.

Suena mal ¿verdad? Pues es la realidad, no todos tienen las mismas funciones ni el mismo peso en la empresa. No tiene nada que ver con ser valiosos como personas, simplemente es algo que es real y debes tener en cuenta para relacionarte con ellos. Si tienes subordinados, deberás saber “ordenarlos”, según sus habilidades, capacidades, etc. para asignar las tareas según sus fortalezas y motivación.

Por eso no debes quejarte nunca a un jefe que no sea el tuyo directo, ni contar los problemas de los jefes a sus colaboradores.  Tampoco deberías dar ordenes a alguien que no es colaborador tuyo ni saltarte a los jefes intermedios que hay en la organización, ya sea hacia arriba o hacia abajo del organigrama de esta.

4. Posiciónate al lado de tu jefe.

Para que la empresa funcione al máximo debo ponerme del lado de mi jefe. Si mi jefe tiene un objetivo, ese debe ser mi objetivo, o al menos ayudarle en lo que me pueda corresponder a mí con relación a ese objetivo. Si todos hicieran eso la empresa crecería mucho más deprisa de lo que lo hace, si es que crece.

Hay que tener actitud de servicio, pensando por este orden en lo que es mejor para: la organización, la empresa, las personas y tú mismo.

¿Qué más recomendarías para triunfar en una nueva empresa?