Es muy probable que finalmente consigas empleo, sobre todo si no desistes y sigues mejorando en lo relacionado con la búsqueda de empleo. Puesto que hoy en día requiere mucho esfuerzo conseguirlo, quizá sería bueno que estés preparado para los posibles nuevos ¿compañeros? que puedes tener en tu nuevo trabajo y así asegurarte de poder evitarlos, esquivarlos o cuanto menos tratarlos.

© Depositphotos.com - prodakszyn

© Depositphotos.com – prodakszyn

Hay muchos tipos de trabajadores, seguramente reconocerás a más de uno cuando lo leas. Si hay algunos que es importante que detectes al comenzar un nuevo empleo, son los siguientes sobre todo para saber con quién estás tratando y evitar sorpresas.

1. VÍCTIMA. Se trata de una persona que cómo dice el dicho “se ahoga en un vaso de agua“. Lo reconocerás enseguida pues ya sea por una llamada, pedido o solicitud comienza a quejarse y decir que no se puede hacer o que no tiene tiempo, etc. No suele quedarse ahí ya que muchas veces busca dar pena y para ello no duda en recurrir a exagerar tareas o cosas que ha de hacer.

¿Cómo actuar? No cometas el error de ofrecerle tu ayuda, pues tu misión en ese momento es cumplir tus tareas así que no tienes tiempo de cargar con las de otro. Puedes ser cortés dándole ánimo o haciendo un cumplido del tipo “seguro que eres capaz”, aunque lo mejor es quedarse calladito y pasar desapercibido y en caso de petición directa, que las suele haber, indicar que se está ocupado y sientes mucho no poder ayudarle.

2. DOCTOR HONORIS CAUSA. Son profesionales de todo y expertos en nada. Suelen decir muy a menudo que ellos tienen la solución o que “se encargan”. La realidad es que buscan ser imprescindibles y normalmente suelen estar horas en la empresa (casi tantas como esta esté abierta). Es posible que con tu llegada se proclame como tu formador o persona de acogida pues busca ante todo ganar puntos con el jefe, también se le puede llamar “trepa”.

¿Cómo actuar? Siempre que puedas averigua qué persona será la que te acompañará los primeros días hablando con la persona de RRHH o con tu jefe. Es más que probable que te asignen a alguien distinto al “Doctor Honoris Causa” y por lo tanto ante su ofrecimiento puedas decir que te han asignado a “Pepe” y darle las gracias por su ofrecimiento.

3. EL BOMBERO. Si hay alguien que pueda ponerte nervioso es este tipo de trabajador. Vive en una alerta constante y su estrés y agobio es más que evidente. Transmite nerviosismo y la sensación de que en la empresa no hay organización y de que el trabajo es “apagar fuegos” (acabar lo que era de ayer, sin planificación ni prever las tareas). Normalmente suele ser culpa de la falta de organización de esa persona, a no ser que percibas los mismos síntomas en el resto del personal, lo que te indicará claramente que vas a trabajar en la “estación de bomberos”.

¿Cómo actuar? Es cierto que acabas de empezar, pero trata de observar a los demás para asegurarte de no estar en la empresa equivocada. Intenta evitar a esa persona pero si debes trabajar con o para ella, tendrás que dejar en tu agenda o planificación huecos para atender las “emergencias” que te vaya solicitando.

4. EL PREGONERO. Tiene este nombre por propagar información en la empresa, aunque al contrario de la verdadera tarea del pregonero, no siempre difunde información veraz y emitida por la empresa. Hace mucho daño, pues suele crear rumores y malentendidos y siempre usa la información para su beneficio aunque a simple vista no se detecte. Puede criticar la empresa o alguien delante de ti, pero si te das cuenta siempre lo hará estando solos pues solo busca que tú critiques y en caso de que digas algo nadie más lo ha podido oír.

¿Cómo actuar? Lo detectarás porque seguramente vendrá a preguntarte algo. Hay de dos tipos los más directos que preguntarán directamente y los más sutiles y peligrosos pues te contarán un “secreto” o alguna información para que estés en deuda y les cuentes cosas de tu anterior empleo, de tus compañeros, tu opinión sobre el jefe… La solución es cambiar de tema o incluso preguntarle, otra opción es divagar o desviar la respuesta a otros aspectos más inofensivos como el tiempo que hace.

5. LA ESTRELLA. Lo sabrás enseguida pues siempre se estará apuntando a todo lo que suceda, le oirás decir que él ha dicho esto o aquello o que ha participado en esa tarea o proyecto o que ayudó a quién sea. Dependiendo del jefe, es más o menos perjudicial, aunque normalmente se le reconoce o identifica y se sabe qué logro es suyo y qué se está atribuyendo.

¿Cómo actuar? Trata de no darle datos de cómo va tu trabajo, ni contarle noticias o información que acabes de conocer pues no tardará en decirlo para anotarse un tanto.

No te pierdas la segunda parte del post, ¿qué más  “compañeros” mencionaré? 😉