La gran mayoría responde que sí, casi sin pestañear, cuando la cruda realidad es que esa gran mayoría no cumple todos los requisitos de las ofertas de empleo. La verdad duele, pero es necesario enfrentarse a ella si se quiere progresar, vivir en la ignorancia o querer permanecer en la comodidad de la mentira es tentador, pero no es bueno ni eficaz.

depositphotos.com-SergeyNivens

depositphotos.com-SergeyNivens

Ya he hablado sobre ello en el blog, pero una vez más la realidad actual me lleva a insistirte de nuevo en que o cumples todos los requisitos o no vale la pena inscribirse en una oferta de empleo. Recientemente me han pedido que realice una selección de personal y las estadísticas siguen cumpliéndose, apenas un 10% de los inscritos cumplen los requisitos.

Sé que se necesita trabajar, entiendo la desesperación y la falsa tranquilidad que da apuntarse a ofertas de trabajo como si solo por haberlo hecho ya justificásemos ante nosotros mismos que estamos haciendo algo por salir de esta situación incómoda que supone el desempleo. 

La mayoría de las veces que uno se inscribe a una oferta sin cumplir los requisitos lo hace para sentirse mejor con uno mismo, raro es el caso en el que un familiar, conocido o pareja pregunte cada día “¿a cuantas ofertas te has inscrito hoy?“. Aunque esos casos se dan y más que ayudar al buscador de empleo lo anulan, la realidad es que la gran mayoría de nosotros solemos rendir cuentas con nosotros mismos.

El peligro está en que se vive en un engaño y lo que es peor se pierde energía y posibilidades reales. Si uno por sentirse mejor consigo mismo se inscribe cada día a 5 ofertas pero en las que no encaja porque no cumple todos los requisitos algo va muy mal.

Si tenemos en cuenta solamente el tiempo de búsqueda que requieren esas 5 ofertas ya estamos desperdiciando el día. Puedes ponerte alertas en los portales de empleo, incluso usando Google para que te avise. Pero si vemos que apenas hay ofertas de nuestra profesión debemos usar otra estrategia.

No digo que dejes de buscar ofertas, pero lo cierto es que seguramente se está reclutando de forma oculta y mientras no seas consciente de ello y actúes estarás perdiendo un tiempo muy valioso, ¡el tuyo!

Si no cumples los requisitos no te inscribas, no pierdas aun más tiempo respondiendo a preguntas de filtro o completando pasos en el portal de empleo. En lugar de eso, haz un listado de empresas que puedan necesitar a un trabajador para el puesto que buscas y comienza a escribir cada día cartas de presentación personalizadas y CV adaptados.

Si solamente enviases 5 al día, personalizadas de verdad, usando la información que has recopilado de internet estarías haciendo mucho más por encontrar trabajo que inscribiéndote a 5 ofertas que no cumples.

Ahora viene la parte dura, y lo sé porque yo también estuve en el otro lado y porque me lo confirman mis clientes cada día. “No lo haces porque requiere esfuerzo y te da miedo.” Sí, miedo, es normal y no pasa nada por reconocerlo.

Nos da miedo equivocarnos y salirnos de las “plantillas de cartas de presentación que circulan por internet” o alejarnos de los modelos diseñados como el “Europass” porque supone asumir responsabilidades.

Siento decirte que estamos equivocados (incluyo a mi yo del pasado que cometía esos mismos errores), que solo aquel que arriesga, se esfuerza y lucha cada día por mejorar es el que consigue su objetivo.

Solo me queda pedirte dos cosas, la primera es que te preguntes antes de inscribirte en una oferta si cumples todos los requisitos o si solo vas a inscribirte para sentirte menos culpable o para tener esa falsa sensación de “estoy haciendo algo”. Y la segunda, que luches por mejorar, leyendo blogs, libros, estudiando cada empresa de interés, probando a personalizar tu CV y adaptarte y personalizar cada autocandidatura, en definitiva, que elimines el miedo a correr riesgos y a probar cosas que no has intentado hasta ahora, el esfuerzo vale la pena.

Ojalá escuches mi mensaje…

presencia online