decidesrendirte

El día que decides rendirte solo estás mirando el esfuerzo realizado hasta ahora…

El día que decides rendirte solo miras el tiempo que has estado intentándolo pero no miras el tiempo que todavía está por llegar…

El día que decides rendirte has preferido no sufrir más por tu sueño y si sufrir las consecuencias de abandonarlo…

El día que decides rendirte estás renunciando a una parte de ti, tratando de olvidar en un baúl quién podrías ser…

El día que decides rendirte prefieres tener razón a tener resultados…

El día que decides rendirte estás dando la razón al miedo y a la desesperanza…

El día que decides rendirte te aferras a la calma de no tener que pensar en qué más opciones podrías tener…

El día que decides rendirte gana la falsedad de que no podías hacer nada para conseguir tu objetivo…

El día que decides rendirte te vistes de fracaso, un traje que no solo te viste a ti, sino que también alcanza a los que te rodean…

El día que decides rendirte solo has visto el coste de llegar hasta ese día olvidando la recompensa de haber llegado hasta el final…

El día que decides rendirte destruyes tu autoestima y valía al aceptar como cierto algo que no lo es: “pensar que no podrás conseguirlo”…

El día que decides rendirte todos son culpables de tus resultados, todos, todos menos tu…

El día que decides rendirte has decidido arruinar todo lo conseguido hasta ahora, estudios, experiencias, conocimientos…

El día que decides rendirte le envías un mensaje al mundo alto y claro diciendo que no importas lo suficiente para luchar por lo que mereces…

El día que decides rendirte estás enseñando a otros a rendirse, puede ser tu hijo o hija, tu hermano, tu vecino…

El día que decides rendirte estás siendo cobarde, lo fácil es renunciar, por eso solo logran el éxito los que perseveran bajo cualquier situación o circunstancia…

El día que decides rendirte estás renunciando a ti, a quién eres y podrías llegar a ser…

El día que decides rendirte un pedacito de mí se muere pues no he conseguido propagar lo suficiente mis enseñanzas…

El día que decides rendirte lo que te enseñaron o transmitieron otros muere pues nunca lo pondrás en práctica…

El día que decides rendirte estrangulas con seda tus sueños al abandonarte al abrazo traicionero del “no hay nada que pueda hacer”…

El día que decides rendirte muere esa oportunidad que esperaba por ti…

El día que decides rendirte desaparecen las cosas que crearías y construirías al hacer tu trabajo…

El día que decides rendirte estás dispuesto a que el mundo decida que puedes desaparecer pues no eres imprescindible…

El día que decides rendirte algo dentro de ti llora por ver echarse a perder el don que se te ha entregado…

El día que decides rendirte abandonas toda posibilidad de construir un mundo mejor…

El día que decides rendirte alguien bueno pierde con tu decisión y la maldad se fortalece con ella…

El día que decides rendirte estás sin saberlo diciendo que no eres necesario para los demás…

Sin embargo para mí eres importante, no te conozco, no sé qué podrías hacer, ni cuál es el don que se te ha entregado, qué trabajos podrías realizar o simplemente de que color son tus ojos. Y sí ciertamente algo me une a ti, quizá sea el hecho de que ambos somos seres humanos, quizá y solo quizás sea el hecho de que en lo más profundo de mi corazón sé que existes por algún motivo, que mereces ser feliz y qué puedes conseguirlo pues has nacido para ser quién quieras ser.

Por eso, el día que decidas rendirte si puedes acuérdate de mí, ojalá esa parte de mi alma que si percibe la importancia de la tuya pudiera enviarte un aliento de esperanza y de fuerza para continuar, pues el día que decidas rendirte te llevarás contigo una parte del resto de seres humanos… así que por favor… no dejes que llegue el día que decides rendirte…

Un abrazo,

Sabina