No es la primera vez que utilizo como ejemplo la música, pues ya mencioné en un post anterior que el CV debe transmitir música y no ruido. En esta ocasión quiero aplicar el ejemplo al uso de Twitter y LinkedIn. Hay muchas personas que no creen que en Twitter o LinkedIn se pueda encontrar empleo, pero eso es porque no entienden el potencial que tienen esas herramientas si se utilizan adecuadamente.

© Depositphotos.com - nazlisart

© Depositphotos.com – nazlisart

LinkedIn no es un álbum de cromos en el que ir añadiendo contactos como cromos o sellos, pues no se trata de la cantidad de contactos que tengamos, ni siquiera de la calidad, pues si no hacemos un uso adecuado de los mismos no te servirán en tu objetivo de conseguir trabajo.

Lo mismo sucede en Twitter, no importa el número de personas que te sigan o que tú sigas, si no haces un uso adecuado de esta herramienta de Social Media. Se puede encontrar trabajo gracias a una buena gestión y uso de LinkedIn y Twitter, . Ahora bien, no todos están dispuestos a llevar a cabo las acciones necesarias y por el tiempo necesario para conseguirlo.

LinkedIn y Twitter son herramientas de búsqueda de empleo a medio y largo plazo en las que como en la autocandidatura puede influir la suerte y las circunstancias. La autocandidatura se sabe que es a medio y largo plazo pues en principio esa empresa a la que te diriges no tiene ningún anuncio de oferta de empleo. La suerte puede hacer que a los dos días de enviar tu CV te llamen o que pasen 6 meses o un año sin necesitar a nadie y por ello sin ver los curriculums recibidos.

En LinkedIn y Twitter pasa igual, pero con la ventaja de que puedes ser más constante y mantenerte presente en la mente de los seleccionadores, sabiendo que quizá pasen meses hasta que necesiten a alguien. Lo importante es seguir ahí cada día para que en el momento de necesitarte puedan acordarse de ti.

Ahora bien, sintetizando, LinkedIn y Twitter deben usarse para hacer música y no ruido como erróneamente pueda pensar alguno. Explicaré la diferencia: uno hace ruido cuando cada día tuitea “Quiero trabajo” “Necesito trabajo, comparte”, etc. Se acordarán de ti, pero seguramente para mal y no te tendrán en cuenta si necesitasen a alguien de tu perfil. La gente se aleja del ruido y se acerca a la música, sobre todo si es de calidad.

¿Y cómo hace uno música?

Compartiendo contenido relevante y de calidad para tu profesión. Hablando en los debates de LinkedIn, respondiendo si te preguntan o alguien lanza una pregunta genérica. Tuiteando o compartiendo en un debate contenido de otros (y si es tuyo mejor) relacionado o que sea de interés para tu área o sector. Si cada día (o cada tres) reciben algo que les interese y sea de calidad, llevarás música a sus oídos y serás relacionado con calidad, relevancia y constancia.

No tengo cifras exactas, pero un gran porcentaje abandona las Redes Sociales porque las han probado y no funcionan. Deberían decir mejor, que no funcionan cómo engañadamente pensaban que lo harían. Se requiere esfuerzo y constancia y para mí las Redes Sociales son una prueba muy valiosa, pues te muestran el tipo de profesional que es esa persona.

Puedes tener un perfil perfecto, pero si no aportas valor compartiendo y relacionándote con los demás serás un fantasma (en el sentido de estar muerto) y al igual que los fantasmas no serás visto.

[list line=”no” style=”style4″]
  • ¿Que vivimos tiempos duros? Sí.
  • ¿Que hay trabajo aunque esté oculto? También.
  • ¿Que la recompensa se la quedará quién tenga claro que debe hacer música y no ruido? Es algo que todos aprenderán con el tiempo.
[/list]

No es fácil, pues requiere constancia y tiempo, pero es importante que valores y sepas lo que implica usar las Redes Sociales para encontrar trabajo. Así decidirás utilizarlas para eso o por diversión y no sufrirás la frustración o sentimiento de engaño de quienes creían que con tener cuenta en Twitter o LinkedIn era suficiente.

¿Y tú, haces música o ruido en LinkedIn? ¿Cantamos juntos? 😉