De todos los documentos que podemos utilizar durante un proceso de selección o durante nuestra búsqueda de trabajo, sin duda el más importante es el curriculum vitae, CV, hoja de vida, resumé, etc.

Depositphotos.com-Milo827-John-Spangle

Depositphotos.com-Milo827-John-Spangle

Como seleccionadora puedo decir que no hay dos CV iguales. Pueden usarse las mismas plantillas, la misma estructura y tipología… pero aún así en todos los miles de CV que he visto no he encontrado nunca dos iguales. El motivo es muy sencillo: el curriculum representa la vida laboral de una persona, del mismo modo que esa persona es única su CV también lo es.

¿Por qué un CV acaba en la destructora de papel?

Si hay algo triste es destruir curriculums (aunque haya seleccionadores para los que solo es un trámite) pero lo cierto es que a pesar de conservar los que son válidos, inevitablemente día tras día hay muchos CV que terminan siendo destruidos.

Los CV mal redactados, con vacíos de información necesaria, etc. Se podría decir que se sabe de antemano que acabarán ahí. Me refiero a CV’s que realmente no hay por dónde cogerlos.

Pero lo realmente triste es cuando lees un CV bien redactado, cumpliendo los básicos de los currículum… pero el puesto al que hace referencia el candidato… ¡no existe en esa empresa! Hay personas que no tienen ninguna experiencia pero indican que desean trabajar y que se las tenga en cuenta (este no es el caso de los CV que estoy hablando). Yo me refiero a los curriculum que acaban en la destructora porque están pidiendo expresamente un puesto que no existe en la empresa. Si no existe el puesto que buscas y en el que encajarías ¿cómo van a contratarte?

¿Por qué se envía un CV dónde no encaja?

Básicamente por tres motivos:

1. Desesperación absoluta: cuando llevas mucho tiempo buscando trabajo y no obtienes resultados, las personas empiezan a tirarle a todo lo que se mueva… y a lo que no también por si acaso. Es una reacción lógica y natural: se la conoce como supervivencia y por ello debemos respetarla pero también debemos reducirla al máximo y no promoverla.

2. Falta de estrategia: cuando alguien se queda sin trabajo lo primero que hace es buscar ofertas de empleo a las que apuntarse. ¡Error! Como con todo lo que sale bien, se necesita hacer un estudio y análisis para definir el objetivo y el mejor modo de alcanzarlo. Es decir analizar, planificar y valorar.

3. No valorar el CV: como decía al principio del post, es el documento más importante y debemos entregarlo sólo donde realmente pueda encajar y servir a su propósito: conseguir la entrevista. Por desgracia hay muchas personas que por un motivo u otro están actuando con sus CV como si de repartidores de folletos se tratase. ¿Qué ocurre cuando te entregan un folleto en la calle? Pues que la mayoría acaban en el suelo o en la papelera. Si no quieres que tu CV termine como los folletos no desesperes, define tu estrategia y dale el valor que tiene a tu CV.

Recuerda: tu CV es único al igual que tu… no dejes que sea destruido.

Divertido video explicativo de los servicios ofrecidos en Mejorar tu CV