Hace unos días me preguntó una lectora sobre si se debía grapar la Carta de Presentación al currículum vitae. Me pedía mi opinión, pues en muchas páginas de Internet recomiendan entregarlo sin grapar, de hecho aunque tu CV tenga dos hojas insisten en no graparlas e indicar el nombre en cada hoja junto a la numeración de las mismas. Algunos de los argumentos que se dan, es el de ponerle fácil el trabajo a las secretarias (¿?)

© Depositphotos.com-Subbotina

No puedo más que decirte que me sorprendí mucho con esta afirmación y que busqué en Internet sobre el tema y todos recomiendan lo mismo. Mi reacción, nuevamente de sorpresa. Voy a darte mi opinión basada en mi experiencia manejando CVs y seleccionando personal, a pesar de ser consciente que todas las personas que opinan lo contrario no estarán de acuerdo conmigo. Empecemos:

CLIP

Cada vez que alguien entrega un CV sujeto por un clip, algo se pierde. Muchas veces es el propio clip, sobre todo si era de esos de forrados de plástico de colores, no me preguntes por qué, pero desaparecen en un mayor porcentaje que los de acero. El índice de desaparición de clips era directamente proporcional a la necesidad de la persona de recepción o atención al cliente de dicho material de oficina. Al igual que con las carpetas o fundas de plástico de los CV, también se obtenía este material de oficina “gratis”.

En ocasiones se sujeta la fotografía y te encuentras con fotografías sueltas dentro del archivador o bandeja que no sabes a qué CV corresponden. En otras ocasiones al ir dejando otros CV encima hacía que se enganchen las hojas de los demás con el clip, lo que terminaba por, dependiendo del clip:

a. por romper la hoja que lleva el clip, o

b. por soltarse el clip con la separación de las hojas de ese CV.

Inciso: el orden en la recepción de CVs existe, pero la acumulación de los CV en las bandejas o carpetas hace que sea más fácil que ocurra esto y el resultado puede ser no saber la fotografía a que CV pertenece.

SIN NADA

Pueden perderse los documentos si se utiliza una bandeja de oficina apilable (una imagen lo explica mejor, de ahí el link 😉 ). Te encuentras con que si se llena mucho (en el sector retail nos ocurría cerca de la Navidad pues las personas sabían que contratábamos personal de refuerzo para esas fechas) o si se meten los documentos rápido o sin fijarse, pueden separarse las hojas. Normalmente se pueden juntar al ordenarlos para revisarlos, a no ser que la persona no haya indicado el nombre en las dos hojas, o en la carta de presentación que si tampoco lleva nombre legible en la firma, pues difícilmente puedes perder el tiempo buscando el resto del documento.*

*Nota: sí, muchos criticarán esto, pero el tiempo es limitado y se debe optimizar por lo que aunque otros no lo reconozcan la mayoría lo que hace es desechar esa carta o ese folio de CV, a no ser que esa hoja por si sola capte la atención e indique que merece la pena buscar el resto.

GRAPA

Hay muchos detractores de las grapas por lo leído en Internet, yo estoy a favor de ellas siempre que estén bien grapadas y no medio abiertas, ya que sucedería como en el caso del clip. No entiendo la dificultad a las grapas, para mí es garantía de tener todo lo que quiero leer del candidato junto, simplemente vas pasando las hojas.

La grapa en la esquina superior izquierda y a ser posible cerca del borde de las hojas (formando un triángulo en la esquina del folio). Nuevamente link igual a imagen que lo explica mejor. 😀

Un CV puede archivarse con otros en un cajón, bandeja, carpeta etc. y creo que todo lo que nos ayude a mantener la información junta debería utilizarse (excepto las fundas y sobres que es lo primero que se quita al CV para poder leerlo o anotar sobre él).

Esta es mi opinión basada en mi experiencia con los clips, grapas y folios sueltos. Si tú compartes mi opinión te agradecería que me dejes un comentario, al menos así no seré yo la única que opina lo contrario a Internet, seremos dos. 😛