Es importante intentar mantener el contacto con el entrevistador una vez finalizada la entrevista. Los motivos son claros: no perder la conexión y buena imagen que hemos podido causarle en la entrevista. Pero para ello debes tener los datos de contacto del entrevistador que en muchas ocasiones no tendrás al llegar a la entrevista.

© Depositphotos.com- AndreyPopov -Andriy Popov

© Depositphotos.com- AndreyPopov -Andriy Popov

En el caso de empresas de selección, puedes no saber ni el nombre de la empresa y de participar alguien de la misma en la entrevista, no conocerás su nombre hasta el mismo día de la entrevista. Ya sea el entrevistador de la empresa, de una consultora o empresa de selección, es importante mantener el contacto. Mucho más, en el caso de headhunters o consultoras, pues de no conseguir este trabajo pueden presentar tu candidatura a nuevas oportunidades laborales.

Si te llaman por teléfono para citarte a la entrevista, es adecuado que preguntes por el nombre de la persona que te entrevistará, pero es probable que no sea esa persona la que llama, y que aún siéndolo vea extraño el pedir por ejemplo su email o que en el caso de pedirle el teléfono o email te facilite los de recepción u otro genérico. Es normal, todavía no sabe si le gustas como persona, le gustas como candidato en tu CV y por eso te llamó, pero será en la entrevista dónde decidirá si le gustas como persona y profesional.

Si en la entrevista todo ha ido bien, seguramente te sentirás cómodo con el entrevistador (a no ser que te haya tocado uno grosero o maleducado). Al terminar la entrevista, puedes pedirle que te de sus datos de contacto como email, teléfono y primer apellido, pues quizá solo sepas su nombre. Es muy probable que te de una tarjeta de visita, pero si no lo hace no hay que preocuparse, simplemente anótalo pues quizá no tiene tarjetas a mano.

¿Cómo justificas pedirle los datos?

Muy sencillo, quieres mantenerte al tanto de cómo va el proceso de selección y te gustaría contactar con él/ella en unos días para informarte. La realidad es esa, pero si eres listo, aprovecharás la oportunidad para enviar una carta de agradecimiento utilizando esos datos. Y lo ideal es que no se lo espere, por lo que no le digas que quieres enviarle una carta, eliminarás la sorpresa e impacto.

¿Qué hacer si no te facilita los datos?

Puede que te de largas y te comente que ya te avisan ellos, etc. ¡No pasa nada! No tiene por qué ser un drama y no tiene por qué significar que no le gustaste. Quizá el email es genérico y lo utiliza más gente, o simplemente quiere tener el control sobre la situación.

Puedes, en ese caso, preguntar si te puede facilitar algún otro email aunque sea genérico, para que un conocido pueda hacerles llegar el CV. Quizá en ese caso te lo facilite y más si argumentas que tras la entrevista has confirmado que es una gran empresa y él tiene un perfil que en un futuro pueden necesitar.

Si te ha dado su email o uno genérico, ya tienes una herramienta poderosa para mantener el contacto con el entrevistador y mantenerte en el Top of Mind.

Ahora bien, hay otro detalle que deberías cuidar si en la empresa hay recepción. Deberías saludar previamente a la entrevista y de forma amable preguntar por su nombre a la persona de recepción. Infórmale de tu entrevista con el entrevistador y pide que te indique si debes esperar en la sala de espera (si la tienen) o debes esperar en otro despacho. Son preguntas tontas, pero no están fuera de lugar y su objetivo es entablar conversación y agradar a alguien que puede que no te de el puesto, pero si podría quitártelo. No olvides sonreír y ser amable y educado.

A la salida, puedes acercarte a recepción y con la excusa tonta de un conocido te ha pedido un email para enviar su CV y puesto que no quieres abusar de la confianza que ha demostrado el entrevistador al darte el email de RRHH, has pensado que si él/ella es tan amable de darle el email de recepción. Y decirle si ese email se lo puedes facilitar a tu conocido para el envío de su CV.¿Me harías el favor de darme tu email y de reenviar su CV a RRHH?” + Sonrisa 🙂

Es una mentirijilla, pero destacarás doblemente si envías dos cartas de agradecimiento, una al entrevistador y otra agradeciendo la amabilidad a la persona de recepción. Luego, busca un amigo que envíe su CV y así no quedas como “mentiroso”.

¿Por qué deberías pedir los datos de contacto?

Diferenciación, impacto y recuerdo. Si solamente un 1% de los candidatos aproximadamente envía la carta de agradecimiento al entrevistador, imagina cuántos la envían a la persona de recepción, cero.

  • Te diferenciarás de ese 1%, si es que has coincidido en el proceso de selección con tan exquisito ejemplar de candidato (modo humor ON).
  • Causarás un gran impacto en entrevistador y recepción (te sorprendería la de veces que se pregunta la opinión sobre un candidato a la persona de recepción).
  • Recuerdo. Si han entrevistado a 10 más después que a ti, harás que te recuerden y repasen tu CV y sus notas sobre la entrevista.

No se piden los datos de contacto por vergüerza o miedo, pero después de todo lo que acabas de leer ¿de verdad vas a seguir sin pedir los datos de contacto al entrevistador? 😉