Este creo que es, hasta ahora, uno de los post más especiales que voy a escribir para el blog. Son las 11:15 del sábado 10/05/2014, un día maravilloso en mi vida porque hoy me caso con la mejor persona del mundo, un hombre que supera con creces todo lo que siempre soñé.

depositphotos.com-pressmaster

depositphotos.com-pressmaster

¿Y por qué escribo este post justamente el día que me caso?

Hay quién pensará que estoy loca por “trabajar” el día de mi boda, pero como para mí más que un trabajo lo que hago es un estilo de vida, me siento tremendamente feliz de estar escribiendo estas líneas y poder compartir contigo algo de lo que he aprendido en la vida.

El motivo de escribir este post, es porque quiero decirte que los sueños pueden alcanzarse, pero solo si tenemos el valor de luchar por ellos, hace unos 4 años mi vida era radicalmente distinta y jamás pensé que pudiera ser tan feliz. ¡Tú puedes serlo también!

¿Prefieres un “trabajo-bofetada” o un “trabajo-puñal”?

Las personas cuando solo hemos conocido algo malo y cambiamos a algo un poco mejor podemos pensar que somos felices o incluso que “más vale malo conocido que bueno por conocer” cuando eso es un tremendo error. Si de verdad nos mostrasen la auténtica felicidad no dejaríamos de luchar por alcanzarla.

¿Qué quiero decirte con esto?

Que muchas veces uno está en un “trabajo-puñal” que es aquel en el que se sufre cada día y que poco a poco te va quitando la alegría de vivir, obviamente es un trabajo nada deseable ya sea por salario, compañeros, el jefe, los horarios, las tareas a realizar, etc.

El problema es que muchas veces no se ha conocido nada mejor y se puede caer en el error de pensar que “todos los trabajos son así” y que “no vale la pena cambiar” o “no me merezco un trabajo mejor” (esto último sobre todo se da en casos de burnout o cuando los compañeros o jefe acosan al trabajador).

En ocasiones, porque dentro de cada persona existe un mínimo de impulso que le hace buscar algo mejor, se cambia de trabajo. Pero cuidado, porque es posible que se cambie a un “trabajo-bofetada”.

El “trabajo-bofetada” es algo menos malo que el “trabajo-puñal”, ya que solamente se te da un guantazo de vez en cuando. Pero ahora viene el motivo de escribirte este post, si tuvieras que elegir, cual escogerías.

Ambos son igual de malos y es ahí donde quiero que centres tu atención, porque no debemos elegir nunca uno de estos dos trabajos ya que no te harán feliz. Es posible que por no haber probado o conocido nunca un “trabajo-ensueño” pienses que ya alcanzaste lo mejor o que al menos no es tan malo como el anterior.

¡No te conformes! Este post es para dejar el testimonio de que es posible ser feliz, encontrar el amor, encontrar algo que te apasione y trabajar en ello. No conoces todas mis circunstancias ni sabes por lo que he pasado en mi vida hasta llegar aquí, pero hoy es un día feliz y solo puedo decirte que valió la pena, cada hora, cada sacrificio, cada situación superada, cada momento difícil, etc.

¡Vale la pena luchar por tus sueños, por ese trabajo que sin duda alguna te mereces, ese trabajo que te haga verdaderamente feliz! 🙂

presencia online