Hay personas que creen que es muy difícil cambiar o ven como imposible conseguir algunas cosas, pero eso solo sucede porque nunca han experimentado el poder que tienen por si mismos. Según tu objetivo a alcanzar puede costar más o menos, pero siempre eres tú quien tiene la última palabra. 

Te adjunto este esquema muy visual de cómo se pueden conseguir las cosas, para que puedas tener una actitud de éxito en la búsqueda de empleo y en el resto de facetas de tu vida:

Captura de pantalla 2014-03-01 a la(s) 11.30.56

Lo más importante y donde se debe actuar para crear una base sólida, es en la forma de pensar que a su vez afectará a lo que sentimos y a como actuamos.

MALA ACTITUD

1º Pienso que no hay trabajo, hay competencia, la crisis que hay, etc. (Resumen = es imposible)

2º Siento: enfado, tristeza, rabia, frustración, ansiedad, etc. (Resumen = no me siento bien)

3º Actúo: no busco opciones, no me informo, no me preparo, etc. (Resumen = no hago nada o lo hago mal)

Esta actitud la tienen muchos en la búsqueda de empleo y da como resultado lo que se suele llamar profecía autocumplida: “Pienso que no hay trabajo y finalmente no encuentro trabajo“.

ACTITUD DE ÉXITO

1º Pienso: lo voy a conseguir. (Resumen = es posible, yo puedo)

2º Siento: energía, optimismo, ilusión, etc. (Resumen = me siento fuerte, seguro…)

3º Actúo: busco, me informo, voy haciendo cambios, trato de mejorar (Resumen = como sé que es posible si algo no funciona pruebo otra cosa)

Esta actitud finalmente consigue trabajo, según la situación y las acciones que realice tardará más o menos, pero si mantiene esa actitud la suma de cada cambio y esfuerzo le lleva al éxito al final.

¿Y tú, estás fabricando tu actitud de éxito? 😉