Cuando has visto miles de CVs y candidaturas, llega un momento en el que eres capaz de distinguir entre las que están bien nutridas y aquellas que tienen carencias importantes y que necesitan un buen suplemento vitamínico. Evidentemente esto es una metáfora, pero es una buena forma de transmitir este mensaje. 

¿Qué vitaminas tienen a buen nivel las mejores candidaturas?

Vitamina A, de Ánimo. Son personas que irradian entusiasmo, alegría, interés, sonríen, son razonablemente optimistas y todo esto lo transmiten, tanto en su CV como en una entrevista telefónica o presencial.

La carencia de esta vitamina es evidente, se nota en personas y candidaturas que no transmiten nada positivo, que se encogen de hombros, que parece que van predispuestos a ser rechazados… Comprendo que en los tiempos que corren, mantener el optimismo puede ser difícil para algunas personas, pero creedme que si lo que transmitimos es pesimismo y tristeza, estamos cerrando muchas puertas nosotros solos.

Vitamina B, de Beneficio. Entendamos este “beneficio” en un sentido muy amplio, pues me estoy refiriendo a aquellas candidaturas que presentan al candidato como un solucionador de problemas, aquellas que son capaces de transmitir que el candidato es el ideal para este puesto y transmiten logros, habilidades y capacidades que encajan con las necesidades de la empresa.

En este sentido, son candidatos que demuestran haber examinado muy bien la oferta y que han preparado muy bien el proceso para presentarse como personas que encajan a la perfección con lo que se está buscando, ya que es posible que no encajen al 100%, pero si son capaces de argumentar perfectamente su valía para el puesto, gracias a haber investigado muy bien a la empresa y el puesto que desean cubrir.

La carencia de esta vitamina la podemos observar en aquellos candidatos que desconocen qué busca la empresa, qué funciones más importantes suele tener el puesto que se está buscando y que en definitiva se nota que están ahí sin haber preparado un mínimo su candidatura.

Vitamina C, de consideración con el seleccionador. En este caso el CV es claramente revelador, son personas que se preocupan por mostrar lo que el otro necesita. Pocos entienden que el CV no es para ellos sino que debe facilitar al seleccionador el trabajo.

Del lado opuesto tenemos esos CV que han usado cualquier plantilla (porque es bonita, es   estandarizada en Europa, etc.) dando en ocasiones un jeroglífico indescifrable al no evaluar su decisión en términos prácticos y de consideración sobre qué busca en el CV el seleccionador.

Vitamina D, de decisión. Son personas tremendamente decididas, aceptan retos y tienen un claro de deseo de hacer cosas. Esto suele pasar en aquellos candidatos cuya autoestima es elevada, aquellos que tienen confianza en poder hacer lo que sea.

Por el contrario hay otros que apenas muestran interés o en su CV no encontrarás muchos retos o decisiones atrevidas. Probablemente no habrán emprendido nunca, ni se habrán atrevido por ejemplo a dar clases particulares para ganar algo de dinero. Suelen ser personas que no harían una estancia en el extranjero y tratarían de evitar aquello que esta fuera de su zona de confort.

Vitamina I, en referencia a la Integridad del candidato. Para mí, un candidato íntegro es aquel que reconoce sus carencias de forma positiva, porque reconoce que hay algo que no domina pero al mismo tiempo presenta su predisposición para aprender o mejorar aquél punto débil que se haya detectado en su candidatura. No se derrumba ante una adversidad de este tipo, sino que presenta su buena predisposición para seguir adelante.

La ausencia de esta vitamina es apreciable en candidatos que fingen ser expertos en cosas que a simple vista se nota que no lo son, o en aquellos que intentan demostrar experiencias y habilidades que no están nada claras. Un reclutador, una empresa, busca alguien en quien poder confiar, y por eso muchas veces es mejor reconocer que “nunca he hecho eso, pero si esto otro que es parecido y estoy dispuesto a aprender rápidamente” a afirmar con contundencia que se es experto en todo, aún a sabiendas que eso no es cierto.

¿Qué otras vitaminas crees que debería tener el CV? 😉