Hemos hablado en anteriores post sobre varios aspectos relacionados con la búsqueda de empleo. La primera toma de contacto suele ser telefónica, excepto en algunos casos en los que se acude físicamente a la empresa, feria de empleo, etc. Igual de importante es cuidar los detalles de ese contacto telefónico, como de hacerlo con la primera toma de contacto presencial. Hay muchos aspectos a cuidar y hoy quiero hablarte del apretón de manos.

© Depositphotos.comAdam_r

© Depositphotos.comAdam_r

 

Cuando conocemos a alguien, ya sea a nuestro entrevistador en una entrevista de trabajo o a una persona que puede unirse a nuestra red de contactos, el saludo suele ser el primer contacto que tenemos y puede marcar en gran medida la impresión que cada persona tiene del otro. 

El saludo más habitual suele ser un apretón de manos, pero que sea el más habitual no quiere decir que se realice de la forma más conveniente y menos cuando estamos ante una situación que puede provocar estrés o ansiedad como es el caso de la entrevista. En el apretón de manos como en muchos otros aspectos, la práctica hará que lo realices correctamente, pero antes de practicar es importante tener en cuenta los siguientes aspectos relacionados con el apretón de manos:

1. La importancia de la higiene. Las manos deben estar limpias, tanto el dorso como la palma, y las uñas deben estar correctamente cortadas y libres de suciedad. Unas uñas mordidas denotan una situación de estrés o dificultades personales por lo que debemos evitar esta imagen. Tener cuidado si te echas crema en las manos, pues puedes tener la mano “aceitosa” si no es una crema de rápida absorción, causando una sensación muy desagradable en la otra persona.

Lo mismo ocurre si te acabas de lavar las manos, procura secarlas bien, pues la sensación de mojado también puede incomodar a la otra persona.

Para aquellas personas que tengan una sudoración excesiva en las manos, es conveniente que la mano esté seca justo antes de estrecharla. Como es algo que no se puede evitar (sobre todo si aumenta al estar nervioso), puede ser buena idea llevar toallitas higiénicas en el bolsillo y limpiar nuestras manos en ellas antes de entrar en el lugar donde se hará la entrevista o encuentro de networking. De hecho se puede llevar un pañuelo de papel o tela en el bolsillo, para poder disimuladamente meter la mano justo antes del apretón de despedida y secar allí el sudor antes del apretón de manos.

2. El apretón debe ser firme, consistente, estable y sin apretar con demasiada fuerza en ningún momento, ni siquiera si la otra persona aumenta la fuerza de su mano. Es importante mantener el nivel de fuerza con el que hemos iniciado el apretón.  

3. La palma de la mano estará totalmente extendida, con el dedo pulgar separado de la palma permitiendo el apretón.

4. La fuerza no debe ser excesiva para no aparentar un sentimiento de superioridad ni tampoco debemos dejar la mano “muerta”, lo cual puede ser interpretado como una personalidad débil.

5. La duración será de apenas unos segundos, aunque el timing lo suele marcar la persona que inició el saludo.

6. La mirada debe dirigirse a los ojos de la otra persona, pero de forma amable y nada amenazadora, lo cual se consigue si además de mirar a los ojos sonreímos ligeramente.

7. Agarrar la mano de quien nos saluda con ambas manos es un gesto de aprecio y cierta familiaridad, por lo que no está especialmente recomendado para el caso de una entrevista de trabajo.

8. Tras el apretón, no dejar caer el brazo de forma brusca ni inmediatamente tras terminar el apretón pues puede denotar desaliento, debilidad o poco interés.

9.  Situaciones poco habituales pero posibles:

  • Quien inicia el saludo es zurdo y ofrece su mano izquierda, debemos saludar igualmente con la mano izquierda, no pasa nada.
  • A nuestro contacto le falta un brazo, no habrá problema en estrechar su mano disponible.
  • Es alguien a quien le falta algún dedo, debemos estrechar la mano con la misma firmeza habitual, exceptuando el caso, evidentemente, en el que hay signos de una recuperación médica. 

Es curioso cómo hay muchas personas que no saben dar la mano correctamente, y para ello el ejercicio es tan simple como practicar. Lo ideal es acudir a alguien de nuestra confianza y que sepamos que por su actividad tiene que estrechar muchas manos para poder practicar con él. En apenas 3 minutos seguro que habremos mejorado nuestra técnica y confianza a la hora de estrechar la mano de alguien para saludarle.

¿Conoces alguna otra recomendación a tener en cuenta que quieras compartir en un comentario?