Aunque ya se ha hablado sobre el networking en este blog, sigo detectando que las personas no aplican las recomendaciones habituales, como suele suceder en el primer y segundo contacto con seleccionadores, personas de RRHH o personas de interés para nuestra candidatura.

depositphotos.com-alliesinteract

depositphotos.com-alliesinteract

Uno de los principales problemas está en que se confunde el comenzar una relación de networking con la autocandidatura, la respuesta a una oferta o el simple hecho de añadir a alguien a nuestra red.

El networking es el establecimiento de una relación beneficiosa para ambos y duradera en el tiempo que dará sus frutos (si los da) a largo plazo.

Es por eso que no se puede comenzar pidiendo, pero ni en el primer contacto ni en el segundo. Lo más eficaz es dar y ofrecer algo que a la otra persona le pueda interesar. No tiene porque ser una cosa específica, pueden ser anuncios que leamos, noticias, algún ebook gratuito, recomendarle un libro o algo relacionado con sus aficciones, etc. La realidad es que a todos nos gusta que nos presten atención, somos seres sociales y por lo tanto, solo con preocuparnos por la otra persona ya estamos ganando mucho a nuestro favor.

El problema es que se confunde mucho el networking, y claro, luego nos extrañamos de que no funcione. El networking es a largo plazo, por ello se insiste mucho en cultivar el networking cuando se tiene empleo y no esperar a quedarse sin el, ya que los resultados pueden llegar en algunos casos hasta años después de haber comenzado una relación de networking.

¿Qué no es networking?

[list line=”no” style=”style3″]
  • Enviarle un mensaje para contactar a una persona de tu interés sin haberte informado sobre dicha persona y sin personalizar dicho contacto inicial. No son pocas las invitaciones en LinkedIn por ejemplo que siguen utilizando únicamente el texto de “Me gustaría añadirte a mi red profesional en LinkedIn.
  • Enviarle tu CV a una persona de tu interés, sin que haya oferta de empleo ni vacantes en su empresa. Esto sería lo que llamaríamos (de estar bien hecho), auto-candidatura, pero no es networking. En estos casos se repite mucho la típica fórmula: “Hola les envío mi CV para entrar en su equipo, incorporación inmediata por desempleo.  Saludos y gracias.” Obviamente esto no está ni personalizado ni es eficaz, pero ante todo hay que tener claro que esto no es networking. Normalmente se envía el CV en el primer o segundo contacto, antes de que realmente exista una relación de confianza y se haya establecido ese networking.
  • Enviar tu CV a una persona que ofrece un empleo o que pertenece a una empresa que acaba de publicar una vacante. Esto es un contacto para responder a una oferta, no es auto-candidatura, ni tampoco es networking. Simplemente se envía la respuesta a la oferta, el motivo de contacto es ese, no hay un motivo real de querer establecer una relación con dicha persona, el interés es puramente laboral.

Ahora que ya hemos dejado algo más claro lo que no es networking, te dejo algunos links a post anteriores con más información relacionada con el buen networking:

Networking: importante para encontrar empleo

7 claves para optimizar tu networking

Networking y contactos: cómo empezar por lo más fácil

Destino hacia el empleo (7) Cómo estar en el “top of mind” de tu red de networking

No tires el networking a la basura

LinkedIn: no confundas conexiones con contactos

3 consejos para tu elevator speech