Hay un concepto que se utiliza en el mundo de la empresa para explicar las ventas, que se llama Efecto Embudo de Conversión. En este caso es perfectamente aplicable a lo que sucede en un proceso de selección. Hablando con una persona el otro día, me comentaba que no hay posibilidades, que a veces no se inscribe en ofertas de portales de empleo al ver la cantidad de candidatos inscritos. Evidentemente esta persona se encontraba en uno de esos días tristes o decaídos que todo el que ha buscado empleo alguna vez ha podido experimentar. Quizá cuando te explique el efecto embudo en las ofertas cambie tu forma de ver las cosas.

© Depositphotos.com-Olivier26

© Depositphotos.com-Olivier26

Cuando uno ve una oferta de un portal de empleo como Infojobs en el que se indica el numero de inscritos, suele aparecer el desánimo o desesperanza. Esto ocurre porque la mayoría de personas no conoce el funcionamiento de los filtros y no se recuerda a si mismo que es un puesto para una persona, la cifra de inscritos no importa, lo único que debe importarte es reunir los requisitos de la oferta ya que en ese caso tendrás posibilidades.

En cuanto a los filtros, muchos candidatos se incriben por no tener un plan estrátegico de busqueda de empleo, ya que de tenerlo no se habrían inscrito, malgastando su energía en una oferta que no encaja en su perfil. Estas personas no reunen los requisitos de la oferta de empleo y en muchas ocasiones son filtradas por el propio portal no llegando al seleccionador. Aún llegando al seleccionador, este se ve obligado a descartar personas que no cumplen los requisitos, reduciendose drásticamente el numero de inscritos que figuran como candidatos.

El efecto embudo, aplicandolo a este caso que nos ocupa, las 5 fases las explicaríamos de este modo al aplicarlas al proceso de selección:

1. Adquisición: hacemos referencia a todas las candidaturas, pues a pesar de ver un número elevado en el portal de empleo, hay candidatos que enviaron la autocadidatura o encontraron la oferta en otro lugar. Contariamos por lo tanto con el total de personas apuntadas (que no aptas) para la oferta. Esos cientos de inscritos.

2. Activación: en este caso se aplican los filtros, del portal, de la oferta, de los requisitos, etc. Todos ellos se traducirán en una reducción de la cantidad de personas. El resto de personas que realmente han cumplido los requisitos establecidos dándo la información imprescindible en su CV para ese puesto, serán las que lleguen a la siguiente fase. La cantidad de personas que pasan de la primera fase a la segunda sería aproximadamente un 10%. Puede no parecerlo, pero la carta de presentación te da más facilidades (si reunes los requisitos) que al resto de llegar al final del embudo (el puesto de trabajo). Es decir, por mi experiencia y sin que sea una regla matemática de cada 100 candidatos 10 personas serían las que continuarían en el proceso de selección.

3. Retención: en esta fase se llama al candidato para hacer una entrevista telefónica y comprobar los datos del CV. Te sorprendería nuevamente saber que muchos son descartados por falsear datos como nivel de idiomas, tareas o funciones desempeñadas. Podemos llegar a reducir a un 50% el total de candidatos filtrados anteriormente. Aquí finalizaría la parte de criba curricular y comprobación de datos. Nuevamente si eres precavido y tomas precauciones a la hora de contestar esa llamada puedes causar una mejor impresión para seguir avanzando hacia el final del embudo.

4. Monetización: aquí entrarían los candidatos llamados a la entrevista. La entrevista es dónde debes venderte, aqui es el momento decisivo pues debes conseguir que el seleccionador quiera comprarte. En ventas, aquí se tienen en cuenta a los clientes que compran y lo mismo ocurre con los candidatos. No solo debes hacer que el seleccionador quiera comprarte sino que el entrevistador debe creer que tu quieres formar parte de la empresa. Hay veces que los candidatos a pesar de ser perfiles aptos no demuestran ese interés por la oferta o el puesto en concreto. Puede ser por nerviosismo, falta de preparación en la entrevista, desinterés al conocer la oferta, apatía, etc. A la última fase solo pasan 3 finalistas, aunque normalmente se suele tener un favorito, pero incluso si eres uno de los otros dos que no son favoritos puedes convertirte en el elegido en la siguiente fase.

5. Referencia: en muchas ocasiones si podemos tener referencias de alguno de los tres candidatos finalistas, esto puede hacer que sea el ganador. Normalmente son valiosas las referencias de personas que conozcamos o podamos comprobar su identidad. Otra acción muy muy valiosa y que nuevamente puede convertirte en el elegido es el envio de una carta de agradecimiento tras la entrevista. Y si de verdad quieres ser único, no la envies solo al entrevistador o consultor de selección, sino también a la persona que te atendió en recepción y/o a quien te hizo la entrevista, prueba psicotécnica, de idioma, etc. Finalmente, de cientos de candidatos se redujo a uno, que era la vacante anunciada y si eres consciente de todas las fases y de cómo puedes destacar, será para ti el puesto.

Con este ejemplo, quiero mostrarte que si cumples los requisitos de la oferta que viste anunciada y tienes en cuenta lo anterior, es posible alcanzar el objetivo de conseguir empleo. No te dejes abrumar por las cifras, se necesita a una persona y haciendo lo adecuado puedes ser tu. Tu mejor arma es la actitud, esa actitud positiva que te ayude a tener la energía y ganas de prepararte y hacer lo adecuado para ser tu el elegido.

Cuando veas cientos de candidatos inscritos, recuerda el Efecto Embudo para no olvidar que muchos no cumplirán los requisitos o no harán lo necesario para llegar al final del embudo. ¡Si tu lo cumples, quien llegue al final del embudo, puedes ser tu! 😀