Sobre la pregunta del salario en una entrevista

No es la primera vez que alguien me pregunta cómo debe responder a esta temida pregunta. Y la realidad es que es un tema que preocupa por el temor a pasarse y que piensen que uno «va de listo» o quedarse corto pidiendo y crean que no se sabe valorar. Esta pregunta no es una pregunta que me guste hacer como entrevistadora, pero reconozco que en determinados puestos (sobre todo si el puesto requiere la capacidad de negociación) se utiliza.

En otros puestos de nada sirve ocultar el salario, más bien lo que conseguirás son candidatos no interesados por haber mantenido oculto este dato. Hay puestos sin embargo que tienen un margen según la valía del candidato, esto es comprensible en puestos de Dirección, pero en un puesto de cajera dónde vas a pagarle lo que especifica el convenio no entiendo a qué viene pedirle al candidato una cifra. En este tipo de puestos, creo que el mínimo se debería decir.

Ahora bien, como candidatos responder a esta pregunta produce auténticos dolores de cabeza. Por suerte tenemos algunas herramientas y formas para poder averiguar salarios, claro que tal y como están las cosas algunas de ellas hasta hay que interpretarlas. Lo ideal para poder responder a esta pregunta, es averiguar cuánto están pensando en pagar.

¿Cómo saber cuánto quieren pagar por este puesto?

1. Llamar a la empresa y preguntarlo, claro que probablemente no te respondan. Otra opción, es preguntarle a alguien de un puesto y empresa similar al ofertado, pero nuevamente te limitas a los contactos que tengas, pues en LinkedIn no creo que te respondan a esa pregunta.

2. Buscar el convenio colectivo de ese sector y comunidad autónoma y buscar las categorías y salarios que indica. Puedes encontrar y descargarte cualquier convenio colectivo en vigor en esta página web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. (Para España)

Antes de la crisis ya había casos de personas trabajando con una categoría inferior, por lo que ahora aún hay más empresas que ofrecen el salario mínimo de su convenio. El convenio te sirve para saber el mínimo que pagará la empresa si se acoge a una categoría inferior a la tuya y también para saber cuál debería ser tu salario si se respeta tu categoría.

¡Ojo! No le digo a nadie que acepte o no acepte cosas injustas, lo que te ofrezco es información para saber qué puedes esperar y en caso de poderse negociar saber la cantidad que te corresponde. No recomiendo que menciones el convenio ni la categoría ya que pueden tacharte de sindicalista (en lugar de pensar que estás bien informado) y descartarte por eso.

3. En un post anterior mencioné dos herramientas para saber si tu puesto de trabajo existe, pues bien, también puedes utilizarlas para averiguar el salario. Me refiero a la utilización de los estudios que publican cada año Michael Page y Page Personnel, en ellos puedes ir buscando las descripciones de cada profesión para el sector al que perteneces o al que aspiras poder trabajar. Y dentro de ellas te indica en un cuadro la información salarial dependiendo del tamaño de la empresa.

Por desgracia para puestos base o empresas muy pequeñas no da información, pero en el resto se puede tener algún dato. Aviso: las cifras son medias de los salarios, eso quiere decir que habrá personas que en ese puesto cobrarán más y personas que cobrarán menos de lo que indica, pero al menos tienes una cifra de referencia para decir. Es importante que puedas argumentar que esta cifra es la media que se paga en el sector, dejando abierta la posibilidad de que la empresa muestre sus cartas (si piensan en más o menos dinero).

4. Preguntar a un Headhunter o empresa de selección. Este tipo de personas manejan muchas ofertas y si puedes preguntarles por el salario que se está ofreciendo para un puesto similar quizá te den la respuesta.

¿Cómo responder si no se puede conseguir una cifra aproximada?

Si no se posee experiencia en ese puesto, por no haber trabajado nunca o por querer cambiar de profesión, lo más aconsejable es decir que lo que te interesa es adquirir experiencia y conocimientos. De este modo no respondemos con una cifra, pero muchas veces no se busca que el candidato diga una cifra, sino ver su interés y motivación. Al fin y al cabo si nunca se ha trabajado es más difícil que sepas que se suele pagar. Si te acorralan e insisten en una respuesta debes darla o parecerá que no sabes lo que quieres.

Si se posee experiencia en ese puesto en una empresa similar, lo tienes muy fácil ya que probablemente pensarán e pagarte lo mismo o incluso menos diría yo (debido a la crisis y al exceso de candidatos). Por lo que tu cifra inicial puede ser tu último salario.

Si debes dar una respuesta, el salario siempre se dice en bruto anual. Debes decir la cifra con tranquilidad y mirando a los ojos al seleccionador. Pero de forma relajada no agresiva. Puede que no diga nada y espere a ver tu capacidad de aguantar la tensión, tu simplemente no dejes de mirarle a los ojos y espera tranquilo su respuesta.

La pelota estará en su tejado y deberá contestarte. A partir de su reacción o propuesta ya queda en cada uno que hacer. Si te parece inaceptable y quieres decirlo hazlo pero con argumentos sobre tu experiencia, estudios, etc. Resaltando lo positivo que ofreces y sin atacar o alterarse por esa oferta.

Si pensaban darte más, seguramente no lo sabrás, ya que pueden callarse y aceptar la cifra que tú mismo has dado.

La mejor recomendación que puedo darte, es que no te obsesiones con el dinero. Es mejor dedicar ese tiempo a repasar tus puntos fuertes e investigar sobre la empresa para demostrar interés que perder horas investigando el posible salario. Y por último, nunca podrás saber si es una prueba o no, por lo que estarás menos tenso y te lo tomarás como menos personal si al oír una cifra ridícula piensas que te están evaluando. Si la oferta era de verdad y no te interesa podrás renunciar al contrato cuando te pidan los datos para confeccionarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *