Una de las cosas que puede ayudarte a marcar la diferencia en una entrevista es el estado de ánimo con el que vas a ella. A todos nos ponen nerviosos las entrevistas, pues no deja de ser una reunión dónde se va a analizar lo que has hecho o dejado de hacer en tu vida laboral. Pero si algo que los entrevistadores captan es el estado de ánimo de las personas, de hecho siempre se intenta que la persona se relaje y se sienta cómoda.

©Depositphotos.com-Zastavkin-Sergey_Pristyazhnyuk

©Depositphotos.com-Zastavkin-Sergey_Pristyazhnyuk

Cada uno usa una técnica, algunos te habrán comentado algo del tiempo (si ha llovido ese día,…), otros te preguntarán si te ha costado encontrar el sitio (está pregunta busca relajarte y obtener información), otros te dirán si quieres un vaso de agua o café, etc.

Como bien decía, cada uno tiene sus métodos pero indudablemente todos buscan que el candidato se relaje para poder conocer a esa persona en un estado normal y no de ansiedad o nerviosismo. Cuidado, en las entrevistas de tensión no buscarán que te relajes, al contrario, como su propio nombre indica buscan el mayor grado de tensión o nerviosismo en la persona.

La duda, para la mayoría de candidatos es como conseguir trasmitir que tienen interés de forma positiva y dejar en casa el interés negativo. Lo cierto es que a cada persona le funcionan una cosas distintas, pero lo que juega en favor de todas es que las entrevistas suelen avisarse con un día como mínimo, lo que nos deja al menos un día para trabajar en ese interés positivo.

Lo primero que debes hacer es celebrar que has conseguido la entrevista (aunque sea dando un paseo, tomando el sol o simplemente dándote una palmadita en la espalda), cuando nos premiamos nuestro cerebro genera endorfinas que nos hacen sentir bien.

Otra cosa que debes hacer es contárselo a todo el mundo con una sonrisa (cuidado! Si tienes un amigo o familiar que siempre te “chafa” las alegrías te aconsejo que ese día ni lo veas). El motivo de contarlo es porque la gente te dará ánimos y sentirás que tienes apoyo social. El ser humano es un ser social y se siente bien cuando está rodeado de gente, por lo tanto esa “buena suerte” que te desean los otros transmite un mensaje a tu cerebro de que no estás solo y eso hace que aumente la seguridad en uno mismo.

Por último debes re-leer tu cv y buscar información sobre la empresa a la que vas a hacer la entrevista ya que generará recuerdos e información a utilizar en la entrevista con lo que podrás visualizarte realizando la entrevista.

Ojo con los pensamientos que tienes, si te invaden creencias limitantes debes esforzarte por eliminarlas rápidamente.

Con todo esto, irás a la entrevista con un buen estado de ánimo y el entrevistador lo detectará. Además al mostrarte contento, seguro y dar información de la empresa estás transmitiendo interés positivo al seleccionador.

¿Tienes una entrevista? ¡Enhorabuena! Disfrútalo para poder ir a por todas.