3 preguntas clásicas imprescindibles en una entrevista de trabajo

Tal cual has leído en el título. Hay unas cuantas preguntas que tradicionalmente se realizan en una entrevista de trabajo. Son clásicas, no pretenden «pillar» a nadie, pero sin embargo es sorprendente la cantidad ingente de candidatos que no las han preparado previamente, que contestan con una respuesta muy previsible y generalista y otros muchos que parece que no saben qué decir… ¡Son preguntas «de libro»!

Repasemos tres de ellas. No te voy a decir expresamente qué debes contestar, esa es tu tarea, yo simplemente haré algún comentario sobre lo que personalmente pienso que un buen candidato podría contestar… pero ya sabes que no deja de ser mi opinión y que cada proceso de selección es un mundo 😉

1. Háblame de ti.

Pregunta clásica para «romper el hielo» y utilizada por muchos entrevistadores, ya sean profesionales del área de recursos humanos o no. La inmensa mayoría de candidatos replica lo que ya ha escrito en su CV. ¿Realmente esto aporta valor a tu presencia en la entrevista?

Creo que es más interesante contar algo que no se diga de forma expresa en el CV, intentar sorprender al entrevistador con algo que no sea una obviedad tras leer tu currículum. Si has preparado esta pregunta en casa, sabrás qué puedes decir que sea diferenciador en tu candidatura. Quieren conocerte a ti, lo que pone en el CV ya lo saben, no repitas la formación, puestos, etc. como un loro.

2. ¿Por qué quieres trabajar en esta empresa?.

«Porque es una empresa líder en su sector y tiene un gran equipo humano en el que podré desarrollar mis habilidades totalmente» Esa respuesta, o muy similar, la ha escuchado infinidad de veces un entrevistador. Nada nuevo, esta respuesta a una pregunta más que previsible no aporta nada que le haga pensar al reclutador: «¡Guau, este ti@ se lo ha currado!«

En mi opinión una respuesta diferenciadora parte de la investigación que se debe haber hecho de la empresa. No les hables de que son líderes en el sector, hay que afinar mucho más: habla de productos y servicios concretos, de cifras de negocio, de noticias de actualidad, de innovaciones y hechos destacables, de su historia, de cómo encajas con la visión y valores culturales de la empresa con precisión, hablando de cosas concretas y no de generalidades que sirven para cualquier compañía.

3. ¿Qué debilidades o fortalezas tienes?

No me digas que no es previsible… pues te sorprendería saber la gran cantidad de personas que contestan con un «no lo sé». Ya no hablo de una respuesta original, sino que simplemente no se ofrece respuesta alguna. Y cuando son tres las cosas buenas o malas que hay que decir, la cara del candidato que no ha preparado esta pregunta suele ser un poema.

No hay una respuesta mejor que otra a esta pregunta. Hay que responder con naturalidad, sin precipitación y sin dudar tanto que parezca que no te conoces a ti mismo. Por eso es importante preparar este tipo de cuestiones en casa. No obstante te recomiendo repasar este artículo sobre cómo hablar de debilidades y este otro con adjetivos positivos.

Antes te decía que hay muchas preguntas clásicas y estas apenas eran tres, ¿qué otra pregunta tradicional te gustaría comentar? 😉