Cómo controlar la ansiedad en la búsqueda de empleo

Hay muchos momentos en la vida de una persona que podrían producirle ansiedad, sin embargo pocos piensan en la búsqueda de empleo como uno de ellos, tal vez porque no lo han experimentado o quizá porque a pesar de haberlo experimentado sus circunstancias les han evitado la ansiedad. Ahora bien, ¿qué nos puede ayudar a controlar la ansiedad?

1º La información

Una de las cosas que más relativiza la ansiedad es el conocimiento de que es algo normal que todos sufren en mayor o menor medida ya que esta certeza nos tranquiliza en cierta medida.

Los momentos de mayor ansiedad suelen producirse cuando nos encontramos frente a una oferta de empleo que realmente nos apasiona y en la que además tenemos la sensación de encajar a la perfección. Se trata de aquellas ofertas que nos provocan un «este trabajo es perfecto para mí«.

Ya escribí hace tiempo un par de post sobre el peligro que tiene el dejarse llevar en este momento por la ansiedad y los nervios, ya que puedes, sin quererlo, perder posibilidades. Te recomiendo leer: «¡Inscribirse en una oferta! … Seguro que no olvidas algo» (Parte 1) e «¡Inscribirse en una oferta! … Seguro que no olvidas algo» (Parte 2)

Y por supuesto, justo antes de una entrevista de trabajo que si nos interesa.

El segundo y mayor pico de ansiedad se produce tras realizar una entrevista. Obviamente ese grado de ansiedad varía dependiendo de la respuesta del entrevistador, no es lo mismo que te digan «te llamamos seguro» a que te digan «el proceso se cierra en 3 días, si no te hemos llamado es que no has sido seleccionado«. 

Tener una fecha siempre es mejor, ya que al menos pasados tres días, uno puede asumir que la respuesta es «NO» y centrarse en otras ofertas de empleo. Pero sin duda, el silencio en la búsqueda de empleo es sin duda el mayor generador de ansiedad durante la búsqueda de empleo.

Una vez sabiendo que estos dos momentos son los de una mayor concentración de ansiedad podemos hacer algo para minimizarla cuando se produzcan.

¡Ojo! No hay que olvidar que durante todo el proceso de búsqueda de empleo, sobre todo si no se tienen ingresos, el nivel de ansiedad es muy superior al de una persona normal, por lo que no debemos despreciar este nivel de ansiedad y pensar que solo debemos hacer algo cuando se está en uno de esos momentos críticos.

2º La acción

Una vez sabemos que es normal y que debemos tratar de controlarla, podemos poner en marcha ciertas acciones para tratar de reducir el nivel de ansiedad.

Ya mencioné, en un post «5 técnicas para relajarse antes de una entrevista«, dichas técnicas pueden aplicarse obviamente durante toda la búsqueda de empleo.

Además de estas, otras acciones que calman la ansiedad son:

Comer o beber, no es desconocido por nadie que mucha gente engorda y come de más por ansiedad. La razón es muy sencilla, por un lado tratamos de compensar la falta de seguridad con las necesidades fisiológicas por otro y mucho más poderoso, cuando uno está en peligro (imagina a un ciervo atacado por un león) el cerebro automáticamente manda la orden de huir y anula otras necesidades. Al comer, estamos diciendo al cerebro que no hay peligro, que la situación está controlada, el acto de comer o beber hace que se contrarrestre en cierta medida esa señal de alarma que generamos con nuestro pensamiento.

Importante, mejor beber un par de vasos de agua que hincharse a chocolate, la sensación de llenado en el estómago al final produce esa reacción, así que si seleccionas con qué lo llenas mejor para tu autoestima, salud, etc.

– Amor, cariño. No hay nada mejor que un abrazo, beso o caricia. Ese sentimiento de apoyo, de no estar solo ante lo que sucede. En este caso, hacemos lo mismo, indicamos al cerebro que estamos seguros y por eso podemos dar amor y cariño a otros. Además, es algo gratuito y que beneficia tanto a quien lo da como a quien lo recibe.

– Meditación o el poder de la mente. Mucho hay escrito sobre el control que tiene nuestro cerebro sobre el cuerpo. En concreto a la hora de afrontar una enfermedad no es lo mismo una persona que tiene pensamientos positivos que una que tiene pensamientos negativos. Así que no hay nada como pensar que todo irá bien y traer a nuestra mente todo lo que podamos que sea positivo.

Si eres una persona muy negativa, puedes tratar de dejar la mente en blanco, meditar. Aquí te dejo un video sobre como conseguir meditar en 1 minuto por si te interesa.

¿Se te ocurren más modos de calmar la ansiedad? 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *