Cómo lograr el trabajo de tus sueños sin experiencia profesional

Hoy voy a compartir contigo dos historias, de dos chicos jóvenes sin experiencia profesional que gracias a su actitud y hacer lo que les pidió el corazón consiguieron hacer realidad sus sueños profesionales. Se trata de las historias de Marta y de Paul.

Paul Bischof es un joven ingeniero mecánico alemán de 25 años que desde su niñez cultivó un curioso hobby: la construcción de maquetas, específicamente coches de papel. Su afición fue creciendo hasta desarrollar sus propios modelos y finalmente se animó a crear un blog para mostrar sus diseños e incluso un Fórmula 1 de la escudería Red Bull que estaba construyendo como proyecto especialmente laborioso. El chico pensaba y decía que sus maquetas no despertaban mayor atención que la de los coleccionistas y aficionados a las maquetas.

¿Sabes qué pasó? Pues que su blog fue mencionado en una revista y poco después  recibió un email de uno de los jefes del equipo de F1 Red Bull convocándole a una entrevista. Desde entonces trabaja como diseñador ingeniero en uno de los mejores equipos del mundo de Fórmula 1.

En este estupendo video (en inglés con subtítulos en inglés) te lo cuenta él mismo:

Marta Altesa es una chica española de 22 años que en 2010 empezó a tocar un instrumento musical: el bajo eléctrico. Especialmente hábil para la música empezó a grabarse tocando en su casa, ya no melodías compuestas por ella, sino éxitos de bandas internacionales como Muse o Jamiroquai. Aquí puedes acceder a su canal de vídeo.

¿Te imaginas qué pasó? Pues que Jamiroquai decidió seleccionar un bajista que acompañara a la banda en su gira por Latinoamérica y encontró los vídeos de Marta, y así fue cómo esta chica tuvo la gran oportunidad de su vida y a buen seguro que es algo que la habrá ayudado para desarrollar su carrera musical.

¿Qué tienen en común Paul y Marta y qué aprendizajes podemos extraer?

En primer lugar que ambos son muy buenos en lo suyo, y que en definitiva se atrevieron a mostrarlo, a exhibir lo mejor de si mismos, no tuvieron miedo de enseñar su pasión, sin complejos. Crearon su propia Buena Suerte, es decir, crearon las circunstancias adecuadas para que esa oportunidad pudiera llegar. Probablemente no mostraron su trabajo con la finalidad de conseguir empleo, pero precisamente eso les hizo parecer auténticos y mostrar que eran pura pasión por su afición, que deseaban convertir en su profesión.

Ya hemos tratado la idoneidad, o no, de tener un blog, pero deseo ir más allá, e intentar transmitirte que muchas veces la mejor forma de mostrar por qué eres el mejor candidato es demostrarlo, enseñar tu arte, como diría Seth Godin, lo que te hace único, diferente y especial.

No te estoy diciendo que hagas un videocurrículum, o que te vayas a inventar un CV creativo de diseño, eso lo hace mucha gente y normalmente no suele ser una buena herramienta (salvo que te quieras dedicar al mundo del vídeo o seas creativo publicitario o diseñador), sino que tienes que encontrar tu propia forma de reivindicarte, especialmente cuando estás ante tu primera experiencia laboral y en tu currículum no hay nada que aportar como experiencia profesional.

Las personas que ya tengan experiencia profesional también pueden optar por probar algo así, sobre todo si de verdad desean trabajar en algo distinto. Aunque en su caso si se busca un trabajo relacionado con la experiencia yo soy partidaria de centrar su esfuerzo en un gran CV único y que constituya el mejor documento de venta, cuando se quiere vender un hobbies o pasión se debe hacer un esfuerzo adicional para mostrar tu arte, ya sea en forma de blog, redes sociales ya que siempre es un punto que suma a tu favor, pero solo cuando se hace correctamente, claro está.

¿Conoces alguien que como Paul y Marta hayan logrado trabajar en aquello que en un principio solo era un hobbie? ¡Cuéntanoslo! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *