Cómo no encontrar trabajo en 5 sencillos pasos

De vez en cuando escribo un post de este estilo, y por los comentarios y mensajes que recibo parece que muchas veces es el modo de que calen algunas ideas acerca de lo importante que son algunos aspectos en la búsqueda de trabajo.

Así pues, si nuestra intención es no encontrar empleo, he aquí una irónica ruta en 7 cómodos pasos. Repito lo de irónico, no deseo malentendidos… (aunque seguro los habrá como ha pasado con otros post de este tipo, que le vamos a hacer 😉 ).

#1. Prepara tu CV de 5, 8, 14 ó 22 páginas.

Es importante incluir las calificaciones de primaria, indicar que te gustaba mucho la asignatura de Literatura en secundaria y que en Selectividad te perdiste por los pasillos del aulario buscando tu lugar del examen.

De cada uno de tus empleos no olvides mencionar el horario que tenías, y un breve resumen de una hoja con todo lo que hiciste durante ese tiempo, hasta si era tu función apagar las luces de la oficina al marcharte por la tarde. Todo.

Es más, si ves que queda en pocas páginas, siempre puedes adjuntarle el CV que puedes extraer en LinkedIn, así cuanto más pese, mejor.

Lo que, en serio, si debes tener en cuenta: quien recibe un CV no quiere más de 2 hojas, y le va a dedicar unos segundos a revisar por encima si puede ser de su interés o no. El CV debe ser breve, conciso y directo con la información y datos relevantes, aquellos que te pueden dar el puesto.

#2. Amplia tu perfil de LinkedIn para que se vea lo muy bueno que eres.

Muy parecido a lo anterior. Un perfil de LinkedIn que se pueda leer en 2 minutos no merece la pena. Que quien accede a él tenga que leer líneas y líneas, hacer scroll con el ratón hasta cansarse y que al final lo deje por aburrimiento.

Vamos, lo que es un perfil como un chorizo de largo, inacabable y abominable, porque es que sino va a parecer que no sabes hacer nada.

Lo que, en serio, si debes tener en cuenta: un perfil de LinkedIn debe estar orientado al usuario de redes sociales e internet, que busca algo rápido y condensado. Si ofrecemos una excesiva información innecesaria, directamente cerrarán nuestro perfil. Sigamos la misma idea que con el CV: lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

#3. Sé un «brasas» con tus contactos.

Ya sabes, a todos ellos has de mandar un email o mensaje a través de una red social para recordarles que tienen tu CV y que buscas trabajo. ¡Eso es el networking! Además insiste para quedar a tomar un café, y cuando lo hagas, por supuesto que debes insistir en tu búsqueda de empleo, seguro que con quien estás hablando sabe de alguno pero no te lo dirá si no le lloras y le dices lo mal que estás, dale detalles hasta que se agobie.

Lo que, en serio, si debes tener en cuenta: gestionar tus contactos y networking es muy importante para el éxito en la búsqueda de empleo. Y gestionar contactos no es ser un pesado, sino comprender que el networking consiste en dar para recibir algún día. Es, ante todo, un acto de generosidad.

#4. ¡No prepares la entrevista! Estás más que sobrado, deslumbrarás en la entrevista.

Lo importante eres tú, no la empresa que te va a entrevistar, por eso céntrate en ti, ¿acaso la entrevista no es para conocerte precisamente a ti?, ¿acaso si te han llamado no es por algo?. Ya sabes que cuando se pregunta por si se sabe algo de la empresa, es una pregunta para romper el hielo, por eso puedes decir cualquier cosa que ya sabías en 2 palabras, y una cosa hecha, para que se pueda centrar el entrevistador en ti y lo maravilloso que eres. Además, tienes que hablarle de ti desde que ibas a preescolar y no hay tiempo para tonterías relacionadas con la empresa y el puesto.

Lo que, en serio, si debes tener en cuenta: es imprescindible que sepas muchas cosas de la empresa que te va a entrevistar, y no solo saber en cantidad, sino en calidad. Saber algo que pocos candidatos se han preocupado en saber podrá marcar la diferencia, y eso es algo que un reclutador detecta rápidamente. y puede suponer el detalle que te haga desmarcarte sobre el resto y estar en el top of mind.

#5. ¿Qué haces que no envías tu CV a cientos de ofertas ya?

Cuanto más tiempo tardes en reaccionar y en empezar a buscar trabajo, ¡peor!. Si quieres obtener resultados debes ir «como pollo sin cabeza«. Rápido, haz como sea ese currículum de 12 páginas, cualquier plantilla te servirá y comienza a distribuirlo como si fuera el último día para hacerlo. Dáselo a un amigo o familiar, y que él también reparta por ti. Y claro, para ahorrar tiempo envía el CV a todos a la vez en el mismo email, además si dejas las direcciones de email visibles seguro que valoran más tu esfuerzo.

Lo que, en serio, si debes tener en cuenta: es imprescindible dedicarte tiempo para prepararte tu mismo antes de lanzarte a crear el mejor CV posible. Así es. Si no te conoces a ti mismo será muy difícil conseguir una candidatura que te reconozca a ti mismo como el profesional que eres y que quieres ser. Las prisas, como norma general, son malas consejeras, y aunque es verdad que el tiempo es oro, no debes precipitarte. El tiempo que dediques para prepararte y preparar tu candidatura es tiempo que sin duda ganarás a posteriori. Cada envío debe ser personalizado, por más que te apasione esa oferta que acabas de encontrar.

La mayoría de los que leéis este blog u otros, no cometéis estos errores, pero cada día gente nueva decide ponerse a buscar trabajo.

Quizá si leen este post se ahorren muchos quebraderos de cabeza. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *