¿Cómo responder según el tipo de "ataque" del entrevistador?

En el anterior post, «Los «ataques» en las entrevistas de trabajo«,  realice una primera introducción para clasificar los ataques en directos o indirectos dependiendo de si su finalidad era obtener información o no. Obviamente los llamamos «ataque» porque buscan poner a prueba al candidato y no son preguntas cómodas, sino que más bien tensan el ambiente de la entrevista.

A continuación encontrarás distintos ejemplos según el tipo de ataque y qué tipo de respuesta es más aconsejable en cada caso.

En tu curriculum indicas que sabes trabajar en equipo pero me parece que solo lo has puesto por quedar bien”. Esto es un ataque directo con finalidad de obtener información y por lo tanto requiere respuesta pues nos pregunta por una cualidad o habilidad que indicamos poseer. Ante todo hay que responder con calma y argumentando. Es posible que nos intenten cortar la respuesta quitándole importancia, pero no debes dejar que esto suceda. Como decía de forma calmada y respetuosa puedes pedirle al entrevistador que te deje aclararle las dudas que le hayan llevado a pensar eso.

Es muy importante para poder afrontar los ataques que requieren información el haber llevado a cabo una preparación previa. Es por ello que debes prepararte para poder dar detalles y argumentos que justifiquen todo lo que indicas en tu cv que sabes hacer. En el ejemplo anterior quedarías muy bien si fueras capaz de decirle al entrevistador dos situaciones en las que demostraste trabajo en equipo, etc.

La verdad es que el puesto que necesitamos cubrir es horrible, porque es muy repetitivo”. Este ejemplo es un ataque indirecto pero busca obtener una respuesta. El motivo por el que un ataque es indirecto es porque no va dirigido a la persona en ninguno de sus aspectos (habilidades, conocimientos, apariencia, etc.) pero no quiere decir que no debas responder. Lo que busca este comentario es ver si de verdad valoras ese puesto que ofrecen. La respuesta a dar en este caso es sencilla; si conoces el puesto y has trabajado antes sabrás que es lo que más te gusta y que no. En el caso de no haber trabajado nunca puedes decir que has realizado anteriormente trabajos repetitivos y/o que te gusta ese tipo de tareas. Lo que nunca debes hacer es darle la razón, pues demostrarás que no te interesa ese trabajo y/o que no encajarás en él.

Otro ejemplo de ataque directo es el de mantener un silencio prolongado. En este caso dependiendo del puesto puede que se nos ponga a prueba si tenemos capacidad de mantenernos en silencio o no con lo que no se buscaría obtener una información concreta, sino más bien comprobar que tenemos esa habilidad o capacidad de permanecer en silencio. En este sentido la respuesta a dar sería el silencio. Por supuesto tras mantener un silencio de unos segundos sería apropiado preguntar al entrevistador si hay algo que desee conocer, pero lo importante aquí es no parecer incómodo en el silencio. Lo mejor que puedes hacer para prepárate ante este ataque es nuevamente la práctica o preparación (intenta estar en silencio con un persona durante un minuto, si no es conocida mucho mejor).

Un ejemplo de ataque indirecto en el que no debemos responder es el repetir continuamente las magníficas condiciones del puesto de trabajo. Puede no parecerlo, pero resulta irritante que durante unos minutos (no dura más tiempo aunque lo pueda parecer) el entrevistador esté continuamente mencionando lo magnífico que es el puesto. Los que lo sufren lo describen «como si se estuviera riendo de mí, diciendome en la cara mira que puesto tan chulo tengo y no te lo voy a dar«. Aquí como dice el dicho, lo mejor es actúar como quién oye llover. En el caso de insistir con pregunta del tipo «¿no dices nada? ¿te gustaría conseguir el puesto, eh?» La respuesta debe ser «estoy de acuerdo con lo que mencionas sobre el puesto y me interesa pues es un puesto que conozco bien». Decirle que la verdad es que es muy buen puesto o buenas condiciones y que te encantaría conseguirlo hace que caigas en la trampa y le das «poder» al seleccionador que a la hora de negociar salario o cualquier otra cosa podrá decirte «has dicho que es un buen puesto…»

¿Has sufrido algún ataque directo o indirecto al que no has sabido responder? ¡Compártelo en un comentario!