Consejos para ahorrar estando desempleado

Cuando uno no tiene trabajo una de las principales preocupaciones es el dinero, sobre todo si se es independiente y tienes personas a tu cargo. No es extraño por eso que me hayan consultado modos de ahorrar dinero cuando se busca trabajo, en este post te facilito algunas ideas que puedes aplicar en tu día a día. Por supuesto es aplicable a todo el mundo que quiera ahorrar o gastar menos, no necesariamente tienes que estar desempleado.

Antes de plantearse ahorrar hay que tener en cuenta que es un comportamiento asociado a costumbres, educación, cultura, etc. por ello hay personas a las que les costará menos ponerse en modo ahorrador y a otros ahorrar por poco que sea les supondrá una tortura psicológica. Esto es importante, pues si te afecta y deprime en exceso efectuar algunos cambios en tu modo de vida habitual seguramente sea peor el remedio que la enfermedad.

El coste de la semana

Un método fácil y progresivo es el del coste de la semana. El año tiene 52 semanas y este método consiste en ahorrar tantos € como el número de la semana en la que nos encontremos. Es fácil de hacer pues basta con imprimirse el siguiente esquema y pegarlo a una hucha. El primer mes el total de esfuerzo en ahorrar son 10€ y el último mes del año son 202€ un esfuerzo más considerable pero al haberte habituado a ahorrar un poco más cada semana al final se puede conseguir hacer lo que supone un ahorro de 1.378€.

Gastos innecesarios

Puede que fumes, bebas o te encante tomarte un café cada día en una cafetería. Realmente todos ellos son gastos innecesarios y eliminarlos puede ahorrarte mucho dinero. Ya hay aplicaciones para móvil que te indican cada día por ejemplo el número de días sin fumar y el importe ahorrado hasta el momento. Se puede hacer lo mismo con esas copas de fin de semana o ese cafe en el bar.

Por supuesto hay más como por ejemplo el pagar un gimnasio ya que en lugar de ese gasto al mes se puede salir a correr o hacer tablas de ejercicio en casa. Internet, es necesario para buscar empleo, pero ¿a qué velocidad?. Hay que comparar precios y valorar si se está pagando más de lo que se necesita, por ejemplo porque es un pack que incluye TV digital privada, etc.

Otro ejemplo son las vacaciones, no tienen porque ser lejos o incluso podrían no hacerse viaje alguno, seguro que tu ciudad o algún lugar cercano no lo conoces tan en profundidad como pensabas. También puede ayudarte el caminar por el campo, quedar con amigos pero a comer en casa o darte caprichos por ser vacaciones que no supongan un coste desmesurado. Si aún así quieres viajar hay modos muy económicos, los llamados viajes de bocadillo y mochila que bien planificados permiten visitar muchas ciudades por poco importe.

Lo imprescindible también puede ayudarte a ahorrar

Aquí hay que hacer dos listas, una con gastos fijos e imprescindibles y otra con gastos variables y en algunos casos prescindibles. Ejemplos de gastos: hipoteca o alquiler, teléfono móvil, teléfono fijo, Internet, seguros, comida, impuestos, comunidad, otros prestamos, gasolina o transporte, coche o moto, electricidad, agua, gas, ropa, zapatos, caprichos…

Comparar en todo lo que se pueda el importe: compañías telefónicas, seguros, precio de gasolina en las gasolineras cercanas, comida (tanto mirando marcas blancas como normales).

En aquellas cosas que el gasto es variable se puede ahorrar más. Si por ejemplo en lugar de coger dos autobuses caminas y coges solo uno. También hacer un listado de alimentos y sus precios en cada lugar para llevarlo encima y compararlo antes de hecharlo a la cesta o carro de la compra. Planificar las comidas de toda la semana, de ese modo se compra solo lo imprescindible y se optimiza el gasto en la compra.

Cocinar todo lo que se pueda el mismo día. Parece una tontería, pero sobre todo si se tiene vitrocerámica es menos costoso cocinar varios platos que después se guardan en el frigorífico o congelador a la vez. No solo en coste de electricidad pues al estar caliente es mayor el ahorro, sino que al cocinar por ejemplo un cocido para 4 personas cuando sois dos se reparten parte de los ingredientes, congelar esas dos raciones para la semana siguiente suponen un ahorro a la larga.

Se puede ahorrar mucho en agua si se ducha en lugar de bañarse, también se ahorra en electricidad si se desenchufan algunos aparatos que quedan en Stand by como los TV. Bombillas de bajo consumo y electrodomesticos de clase A también ayudan a ahorrar.

El truco a la hora de comprar comida, además de llevar la lista de precios de los 3 supermercados más cercanos, es llevar el dinero justo en metálico para obligarte a ajustarte al presupuesto, coger solo las cantidades necesarias de comida, eso se nota mucho en fruta y verduras (huir de los packs envasados, si necesitas dos tomates compra dos tomates, no la bandeja de 8). Ir a comprar solo/a, los niños o tu pareja aumentan la posibilidad de que se vea o pida un capricho innecesario. No vayas a comprar muy triste o alegre ya que eso influye a que nos ciñamos a la lista o no. Nada de chuches, golosinas, chicles, postres, etc. Por ejemplo es más económico hacer flan casero que comprarlo ya hecho.

Estudiar los puntos, descuentos en compras y ofertas que lanzan en los folletos los supermercados y centros comerciales. La marca blanca suele ser más económica, pero no hay que coger sin comprobar el precio de otros productos que quizá por cercanía de caducidad (¡no que estén caducados!) han lanzado una oferta más económica.

En ropa y zapatos, comparar precios, ir a outlets o mercadillos, buscar combinaciones con lo que ya se tiene y esperar a Rebajas y ofertas de fin de temporada. Si se tienen hijos comprar ropa «neutra», es decir, colores y diseños válidos para ambos sexos. Educar para que cuiden la ropa en la medida de lo posible y  pensar que la ropa comprada al mayor pueda usarla cuando crezca el segundo aunque sea de otro sexo diferente.

Y a tí ¿se te ocurren más trucos para ahorrar? ¿Los compartes con nosotros? 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *