Descartados por su tono de espera

Siguiendo con detalles que pueden arruinar tu candidatura a un proceso de selección como el que ya comentamos del nombre de archivo de tu CV, hoy le toca el turno a los tonos de espera en las llamadas a móviles. El tono de espera se puso de moda hace unos años, recuerdo que eran más los candidatos a los que llamaba para concertar una entrevista los que lo tenían que aquellos en los que su teléfono se oía el tono de llamada tradicional.

Como hemos comentado muchas veces, todo lo que hagamos o dejemos de hacer forma parte de nuestra imagen y debemos tenerlo en cuenta. Esto se aplica también al tono de espera que utilicemos en nuestro móvil. De nada sirve conseguir que tu CV transmita música si luego terminará destruido por el tono de espera de tu móvil.

No conozco a nadie que le encante que le pongan música mientras espera cuando llama a un sitio (alguien existirá seguro, pero no es lo habitual), ya que de ser así estaríamos todo el día llamando a empresas para escuchar la canción que suena de fondo y creo que no es el caso.

¿Por qué puede perjudicarte el tono de espera?

Uno de los motivos por los que no deberías tener ningún tono de espera es porque no se percibe claramente si la llamada ha sido contestada o no, lo que hace que obligues a la persona que te llama a prestar el doble de atención para detectar el cambio de la música o frases que tiene el tono de espera de tu respuesta a su llamada.

En cuanto al tipo de tono de espera, hay de todo y tipo y para todos los gustos, pero si me preguntas si recomiendo alguno la respuesta es no. No sabemos quién nos va a llamar y por extensión tampoco sabemos que gustos tiene esa persona en cuanto a música con lo que es mucho más probable que no acertemos con su música favorita.

Hay tonos que no son de música sino que son bromas o frases «graciosas» que según de que tipo sean podrían herir sensibilidades. Además muchas veces estos tonos «graciosos» son especialmente molestos por el volumen y tono de voz empleados en la grabación.

Estas tres cosas hacen que puedas causarle dolor de cabeza al seleccionador ¿es eso lo que quieres? No me canso de repetirlo, pero la realidad es que cuanto más le facilites el trabajo al seleccionador mejor, por lo tanto hacer que se concentre el doble, obligarle a escuchar una música o un chiste que no es de su agrado y «lastimar» su oído con tonos estridentes no creo que haga que te vea con buenos ojos.

No es el primer caso en el que hablando con un seleccionador me comenta lo desagradable que resultan estos tonos, e incluso hay seleccionadores que automáticamente cuelgan el teléfono y no vuelven a llamar al candidato.

¿Es justo que te descarten por el tono de espera?

Cuando alguna vez ha salido este tema, al igual que el de que averigüen cosas sobre ti en internet hay personas que dicen que no es ético, justo… Pero déjame hacerte una pregunta, si tuvieras que contratar a un abogado para que te defienda ¿te fiarías de alguien que en su tono de espera te pone al chiquito de la calzada? Puede ser un magnifico abogado y tu un magnifico trabajador, pero si no das la imagen de serlo, de profesionalidad que se requiere, nadie te dará la oportunidad de demostrarlo.

Y tú, ¿te arriesgarías a poner un tono de espera en tu móvil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *