¿Desempleado? ¡Acepta y sigue!

Quizá al leer el título pienses, «mira esta, pues si que es borde«, pero eso es porque no has leído todo el post… 🙂 Quiero compartir contigo algo que me han contado, que es muy habitual y que realmente me gustó, como para decirte que tu lo apliques si estás buscando trabajo.

Hace poco comencé un espacio en la emisora de radio Cadena Cope Murcia, «Destino hacia empleo» y comentaba con una persona mi «temor» al directo, vamos como cualquier persona, una tiene sus «miedos» de enfrentarse a retos nuevos. Es cierto que siempre tengo presente que si pienso lo que digo también debo actúar en consonancia, estaría bueno que te diga como he hecho en muchos post que hay que lanzarse y enviar CV, ir a eventos y entablar conexiones con desconocidos y que luego yo me quede ahí sin asumir retos nuevos.

Pues bien, en este caso, la preocupación era si me equivocaba al decir una palabra, o si quería explicar algo y me quedara bloqueada buscando una palabra, etc. Vamos, lo normal que piensa todo el mundo. En un momento de estos muy míos en los que me sale la pasión a borbotones casi me da por gritar «¿y si me equivoco qué, es que soy doña perfecta ahora?«. Jajaja, nos ponemos a reír esta persona y yo.

Tras esto me dice que en teatro un profesor les decía que no importa lo que suceda en el escenario: «Acepta y sigue«. Es decir, da igual que te caigas, que se caiga otro, que te equivoques en el guión u otro cambie algo, en cuestión de un segundo debes aceptarlo como algo que forma parte de la actuación y continuar, sino se perderá la magia y todos verán que efectivamente «ha pasado algo».

¿Y cómo aplico yo eso si estoy desempleado?

Pues bien, en el desempleo pasarás muchas etapas o fases y se deben pasar todas, aunque no todo el mundo las pasa al mismo ritmo o con la misma rapidez. Pero lo que si existirá cada día o semana es la posibilidad de que aparezca una de las emociones que van inevitablemente unidas a la búsqueda de empleo.

Si has leído el post: «El silencio en la búsqueda de empleo«, seguro que puedes identificar esas emociones de frustración, rabia, tristeza, desprecio, etc. Es importante saber que van a aparecer y quizá (y eso sería lo ideal) no aparezcan muy a menudo, pero pueden aparecer y deben tomarse como algo normal y como algo que forma parte del proceso de selección.

Sé que no es fácil, las emociones por desgracia no son como los interruptores de la luz, no puedes darle al botón y cambiar lo que sientes, de ser así estaría todo el mundo con el interruptor en posición de alegría y felicidad todo el día. 🙂

Pero si es cierto que con la practica se puede conseguir cambiar lo que se siente en menos tiempo. Todo es mentalizarse, obligarte a pensar que es normal y que pasará y mejorará si sigues adelante y continúas con las tareas de la búsqueda de empleo. Recuerda que cada minuto invertido en esas emociones negativas es tiempo perdido hacia el objetivo que es conseguir el trabajo.

Recuerda, ante las emociones del desempleo: ¡Acepta y sigue! (También aplicable a trabajadores, empresarios, autónomos, etc.) 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *