¡Encontrar empleo es posible!

Sí, lo repetiré las veces que haga falta, es posible encontrar trabajo. Son muchos ya los clientes y lectores que han conseguido trabajo gracias a la contratación de mis servicios o bien a la perseverante lectura del blog y puesta en práctica de las cosas que voy compartiendo. Puedes encontrar comentarios en algunos post en los que los lectores han querido agradecer que el contenido les ha ayudado. También puedes leer algunos de los testimonios de mis clientes, apenas una pequeñísima muestra de ejemplo hay ahí con respecto a los muchísimos que recibo, me encantaría compartir contigo todos, pero  respeto al máximo la decisión de aquellos que no desean que otros lo sepan.

Sí, se que estoy influenciada al escribir este artículo por dos motivos, uno es que he recibido un email de una cliente con quien me sentí muy identificada y que pese a su situación personal y las dificultades que ha tenido que superar ha conseguido el trabajo que deseaba y ¡con el salario de su último empleo!, algo que ella pensaba difícil al principio porque las noticias y pesimismo en el ambiente se terminan por contagiar.

El otro motivo es que me caso, en poco más de un mes, seguramente ya lo sabías de algún post anterior, pero hoy me siento especialmente alegre e ilusionada. Pocas personas conocen mi historia personal en detalle y profundidad, pero puedo garantizarte que a finales del 2009 nunca hubiera creído posible vivir mi vida del modo que la vivo ahora, con ilusión por el futuro, pasión y alegría por el trabajo que realizo y amor del de verdad (¡y correspondido! – que no es poco-).

El motivo de escribir este post, que sale de lo más profundo de mi corazón, no es otro que animarte a luchar, a creer que todo es posible. Contándote que otros lo han conseguido, poniéndome a mí misma como ejemplo si es necesario contándote una de las experiencias que ha cambiado mi vida, así como mi alegría porque pronto seré esposa. Todo para tratar de mostrarte que es posible.

Nada me diferencia de ti, nada, si yo he podido conseguir cambiar mi vida tu también puedes. ¡Que nadie te diga nunca que algo es imposible!

Me encanta esa palabra, pues solo es un reto y una ilusión, algo que con dos simples letras cambia por completo de significado, «esposible». 😉 La «E» de esperanza en tus posibilidades, esa esperanza que te invita a no desfallecer, a sacar fuerzas de dónde no existen, a luchar hasta el final. Y la «S» de sabiduría, la sabiduría necesaria para intentar cosas nuevas, para no dejarse llevar por emociones, la sabiduría para valorar otras opciones y pedir consejo o ayuda si es necesario.

Realmente es posible encontrar empleo. ¡Créelo! 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *