¿Eres liebre o tortuga buscando empleo?

Quizá al leer el título pienses que es mejor ser liebre a la hora de buscar empleo, pero en realidad es mejor ser tortuga. He querido coger una de las fábulas de Esopo para ponerte el ejemplo ya que creo que se ve más claro. Por supuesto también te voy a decir argumentos basados en mi experiencia con mis clientes.

Pero primero comenzaré por la fábula de Esopo recogida en la wikipedia:

En ella una liebre y una tortuga se retan a una carrera para ver quién de las dos es más rápida. Evidentemente la liebre parte en cabeza y en poco tiempo coge una gran ventaja sobre su lenta perseguidora. Al verse con la victoria en el bolsillo el lepórido se permite sentarse a descansar a la sombra de un árbol y cae dormido. Cuando despierta la tortuga está a punto de cruzar la meta y pese al esfuerzo de la liebre que trata en vano de retomar la cabeza acaba ganando la carrera.

La moraleja de la historia, que constituye una crítica a la arrogancia, es que despacio se llega lejos.

Ahora vienen los casos reales que he ido observando en quienes contratan mis servicios a lo largo del tiempo. Para empezar decir que hay dos grupos: liebres y tortugas. Por si te surge la duda, estos dos grupos se dan tanto en aquellos que actualmente tienen trabajo y buscan mejorar como en aquellos que no lo tienen. Por lo tanto la ausencia de actividad laboral actual no influye en su comportamiento.

Por supuesto, al final, pretendo que pienses cómo es tu búsqueda de empleo diaria, si eres constante, eres persistente o pasan las semanas sin darte cuenta y sin que te de tiempo a hacer nada.

En la fábula, se atribuye a la liebre la arrogancia, pero ese no es el principal defecto que he detectado en mis clientes, en la búsqueda de empleo hay que tener prioridades claras al margen de conocer tus capacidades, por lo que en muchos casos hay una falta de prioridad en la búsqueda de empleo.

Hay personas que son muy rápidas en responder mis peticiones y preguntas, pues sienten que deben actuar (quizá por pensar que tienen menos posibilidades al igual que lo hacía la tortuga) y por ello no suelen demorarse, algunos incluso se levantan temprano o se acuestan muy tarde para conseguir tiempo y poder completar su CV, carta, etc.

Otros, por el contrario, parece que no ven importante el responder y no creo que sea porque creen que lo tienen más fácil, sino por una falta de prioridades. No se explica si no que alguno se haya ido un mes de vacaciones o tarde 15 días en responderme algo que se tarda 1 hora (estando sin trabajo).

Obviamente me interesa entender a las personas y para ello no debo centrarme en que hacer un CV, buscar ofertas, etc. no es su prioridad, sino que me interesa el por qué no lo es. Si me centro en el por qué, salen claramente dos grupos, aquellos que como la liebre creen que será fácil e infravaloran la tarea de buscar empleo y otros que están realmente afectados por su situación.

Si uno está triste o deprimido puede entrar en un círculo vicioso que le acaba perjudicando. En este tipo de clientes, pese a tener muy buenos CV y experiencia laboral,  he detectado su autoestima tan baja que no terminan de creer que sea importante nada de lo que han hecho en su vida laboral. En estos extremos es necesario trabajar el autoestima e incluso pedir ayuda pues sino nunca se llegará a la meta.

Esto es lo que he detectado yo, pero es muy importante que te analices, que valores de qué tipo eres. «¿Eres de los que madruga o se acuesta tarde para aprovechar la mayor cantidad de tiempo posible?» «¿Eres de los que cree que encontrará trabajo y ve como pasan los días y apenas se ha inscrito a ofertas o ha enviado curriculums?» «¿Sientes que hay días que has perdido o apenas has realizado nada por estar triste o abatido?»

Ya sabes el final de la historia según si eres liebre o tortuga, ahora solo queda detectar qué animal eres y de estar en la «piel» equivocada buscar un cambio.

Preparados, listos… ¡Ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *