¿La tasa de paro roba tu energía?

Vivimos en la era de la información, estamos rodeados por ella a todas horas, en la televisión, la radio, el periódico, el ordenador, el móvil, etc. Está muy bien, en ocasiones he mencionado que debemos usar Internet y que incluso Google te ayuda a buscar trabajo. Pero la información tiene otra cara oscura y perjudicial, sobre todo si no sabemos utilizarla de forma adecuada. Un claro ejemplo lo tenemos en la tasa de parados y el número de personas sin trabajo. Aterrador, ¿verdad? Y digo yo, ¿Por qué?

Hay personas a las que les encanta ver las noticias y oír que todo va mal, las reconocerás porque van buscando la noticia más sensacionalista para lanzar su discurso de crítica. Además no hacen un comentario y se callan, si les das un poco de feedback se podrían tirar toda la mañana, tarde o noche hablando de lo mismo. Estas personas son tóxicas, por lo que mi consejo es que las evites. Si te reconoces a ti mismo en la descripción de esa persona, tranquilo, hay solución.

Debes diferenciar entre que esté bien conocer información y que sea obligatorio conocerla. Son muchas personas con las que hablo que me dicen que les deprime la situación, que hay más parados cada vez. Y algunas hasta se hunden y me preguntan ¿cómo voy a encontrar un trabajo si hay millones de personas buscando? La realidad es que no ven más allá de cifras y números. Da igual si hay millones de parados o no. En 2006 no había tanto paro, peor había personas buscando trabajo. Siempre habrá personas buscando trabajo. Y siempre habrá personas que encontrarán trabajo por mal que estén las cosas.

El 80-90% de los trabajos está oculto, no se publican esas ofertas. Cada día se contrata a personas y nadie lo sabe porque nadie lo anunció. Si yo tengo 200 currículums en mi mesa, para qué voy a poner un anuncio. Se trata de un empleo que nadie cree que existe.

Me habrás leído anteriormente hablando sobre la energía y dándote claves que aumentan tu energía. Llámame práctica, pero siempre pregunto lo mismo a quien me menciona cifras: ¿las puedes cambiar?, ¿si no las conocieras ocurriría algo?, ¿te ayuda o sirve esa información en tu búsqueda de empleo? Si la respuesta es «No», ¿para qué invertir tu energía en eso?

Todas las respuestas son «No», además, lo que hace esa información es robarte energía, pues te transmite desesperanza, desánimo y derrota. Y todas esas emociones son ladrones silenciosos de energía al igual que la tristeza. Tenemos una energía limitada, somos como las baterías, si no dormimos lo necesario, al día siguiente estamos agotados y no funcionamos igual. Del mismo modo, si escuchamos noticias que nos roban energía, no podrás buscar trabajo igual de bien.

Si me preguntas cuántos millones de parados hay ahora mismo, te digo que no lo sé, cómo tampoco lo he sabido cuando he estado buscando empleo. Necesito toda mi energía para ayudar a mis clientes, dar charlas de búsqueda de empleo, responder a vuestros comentarios, peticiones de artículos y por supuesto escribir este blog. Mi energía es limitada y solo la invierto en ayudar a los demás, conocer una cifra aunque la digan cada día para mí nunca ha sido importante, ni cuando buscaba empleo ni ahora. Y a tí, creo que no te hace ningún bien esa información.

Ahora bien, si me insistes en que tú quieres conocerla, me parece perfecto, pero conócela bien, en profundidad. Analiza la información. Hay X millones de parados, pero que quieran trabajar en lo tuyo, ¿cuántos hay?, y de esos, ¿cuántos cumplen el perfil de ese puesto?, y de estos otros, ¿cuántos tienen la misma o más experiencia que tú?… Si lo dibujásemos, el trocito del pastel se haría cada vez más pequeño.

Aun buscando esa información, puesto que no puedes conocer en detalle a tu competencia, ¿por qué molestarse? Hay X millones de parados, pero solo debe preocuparte uno, efectivamente, ese uno eres tú. Y si solo debes preocuparte por ti, solo necesitas encontrar un trabajo. Trabaja las herramientas que tienes y utiliza la que ahora mismo es la más importante: los contactos. Ya sea en Redes Sociales o quedando con antiguos compañeros. El trabajo existe, pero está oculto. El modo de llegar a él, tu mapa que te ayude a buscar el tesoro es tener muchos contactos, pues cada uno puede tener la clave de tu nuevo empleo.

Debes mejorar todas tus herramientas, pues un contacto te dará la oportunidad, pero eres tú el responsable de aprovechar bien esa oportunidad teniendo las herramientas preparadas (el CV, la entrevista, la carta de presentación, etc.).

Con esto en mente, cuatro recomendaciones finales:

1. Evita a las personas tóxicas y que roban tu energía,

2. Prepara tus herramientas para buscar empleo,

3. Contacta con todo el mundo que puedas y hazles saber qué trabajo te interesa,

4. Si te afecta la información sobre el paro, apaga la tele y sal a pasear, despejará tu mente, harás ejercicio y quién sabe si te encuentres con la llave de tu nuevo empleo.

¿Has pensado en qué vas a invertir tu energía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *