Personas que deberías evitar si estás buscando empleo

Me voy a centrar en la búsqueda de empleo para explicarte porqué hay ciertas personas que aunque sean tu familia, pareja, amigos, etc. deberías evitar, cuando lo cierto es que deberías aplicar lo que te digo tanto si buscas trabajo como si no.

En alguna ocasión he mencionado que hay personas que son tóxicas y que te roban energía, pero si hay algo duro de verdad, es que esa persona te importe. Por desgracia, normalmente tiene capacidad de hacernos daño aquella persona que queremos, pues de lo contrario nos daría igual lo que pudiera decir y/o hacer.

A muchos se nos ha educado en la cultura de no presumir y esto lleva unido el pensar que otros (mejor dicho: TODOS) son mejores que uno mismo. El daño de esta forma de educar está en que cuando alguien nos hace sentir mal tendemos a «racionalizarlo», lo pongo entre comillas porque en realidad lo que hacemos es tratar de que encaje en lo que nos han enseñado que de racional no tiene nada.

Lo ejemplificaré. Si has oído alguna vez las siguientes frases quizá debas plantearte un cambio en tu vida con respecto a la persona que te las dice:

«Si hoy en día no hay trabajo para qué vas a buscar» | «Para qué vas a ir a la entrevista, seguro que hay gente más preparada que tu» | «¿Tú estás seguro que podrías trabajar en ese puesto?» | «Como te van a coger a ti si no tienes «padrino/ enchufe»» | «Claro, si ya te decía yo que no vale la pena que fueras a la entrevista» | «Tu acepta lo que te ofrezcan aunque no sea justo» | «Quien encuentra trabajo es que tiene mucha suerte» | «No te pongas content@ que solo te han llamado a una entrevista, aún no te han dado el trabajo» | «Si ya sabía yo que te iban a despedir/ descartar/ rechazar…» etc.

Podría seguir pero quizá ya vas cogiendo la idea. No importa que la frase o palabra que te digan no esté aquí. Si te sientes mal es por algo, analízalo, localízalo y actúa.

El engaño, como decía, es que no puedes ser mejor que nadie y tu mente busca justificar lo que te dicen las personas dañinas creando dudas o razones para tu malestar. Es la típica excusa de «me ha afectado lo que ha dicho porque hoy tengo un mal día». ¿Perdona? No, lo que tienes es una mala persona a tu lado. Veamos el tipo de cosas que pasan por tu cabeza:

«¿Realmente es como dice? ¿Y si tiene razón? ¿Los demás piensan igual? ¿Cómo puede decirme esto? , etc.» ¡Ojo! Que el problema se agrava si pasas de preguntarte esto a decirlo como una afirmación.

Hay una frase que me han dicho mil veces y que me he prometido a mí misma no usar jamás con nadie, quizás te suene: «quien bien te quiere te hará sufrir«. Pues no, lo siento pero no estoy de acuerdo en absoluto. Quién te quiere debe ayudarte a dejar de sufrir y todas las frases que he mencionado antes no son ni constructivas, ni positivas, ni ofrecen ayuda alguna.

¿Cómo detecto si tengo una persona tóxica en mi vida?

Seguramente ya lo debes notar, sobre todo porque esa persona debe hacerte sentir mal o triste y además no es de forma aislada en el tiempo. Un claro ejemplo de eso es si estás contento por algo y tras contárselo a esa persona no solo dejas de estar contento sino que encima te pones triste y enfadado. Es decir, si alguna vez has pensado «para qué le diré nada«.

Obviamente hay extremos, pero hay personas que parecen robots que se rigen por el sistema operativo de Windows con la diferencia de que no se ponen de color azul para avisarte del error al entrar en modo «psicópata ON». Si tienes a alguien así en tu vida sabes de lo que te hablo, alguien que está normal, incluso extrañamente amable o feliz y de repente te dice algo que ataca dónde más duele. Es un cambio radical y no viene precedido de algo en concreto, pues aunque normalmente si suele producir cuando están de buen humor o felices otras veces no se da esa condición.

¿De locos verdad? Pues sí, pero no se trata de tu locura sino de la suya, aunque llegan a lograr que creas que eres tú quién tiene un problema.

¿Cómo actúo ante personas así?

No me andaré con rodeos, evítalas y aléjate de ellas todo lo que puedas y me da igual que sea tu madre, tu hermano, tu pareja o tu mejor amig@. ¡Que te están consumiendo la vida! Y lo digo en sentido literal, porque cada vez que alguien se siente triste, maltratado e inferior está perdiendo minutos de vida. ¿Cuánto tiempo menos quieres vivir?

1. Pon tierra de por medio. Sé que no es fácil, y cuando digo que lo sé lo digo en sentido literal. Te preguntarás que a dónde vas a ir, qué cómo vas a dar de lado a X…, qué van a decir… Perdona por ser tan bruta, pero la solución es echarle narices y luchando por ti y por tener una vida mejor. Y eso de que como tengo hijos lo aguanto por ellos ¿qué los niños son tontos ahora y no notan nada?, ¿seguro que ellos no son también atacados por esa persona?

No seguiré por ahí que esto daría para varios post, pero si de verdad te interesa alejarte de esas personas te diré varios modos de hacerlo que son obviamente menos eficaces que poner tierra de por medio.

2. No reacciones a sus ataques. La mejor respuesta es ignorarles, no puedes razonar con ellas, por lo que mejor te callas y te vas. ¿Por qué? Porque son excepcionalmente habilidosas para contratacar, llevan muchos años de experiencia y tienen esa ventaja. Hay una frase que no recuerdo dónde la escuché que dice «no te pelees con un cerdo, ambos os ensuciaréis pero al cerdo le gustará«.

3. Si no provocas los ataques, estos serán menores. Para ello debes tratar de no contarle nada que te alegre o ponga feliz. ¿Te han llamado de una entrevista? Pues tu calladito hasta que al menos la hayas realizado, ¿o es mejor que te deje hundido y triste para que te salga mal la entrevista?

4. Sé amable. Sí está claro que lo que menos te apetece es ver a esa persona o estar con ella, pero aunque parezca de hipócrita, si no puedes alejarte de ella y ser claro al menos tienes que protegerte.

5. No tienes poder sobre mí. Esa curiosa frase de la película «Dentro del laberinto» es una gran fórmula, pues significa que solo tú tienes el poder de hacer algo y que nada de lo que diga otra persona es real o verdad mientras tu no lo decidas de ese modo. Aplicable a las frases tóxicas mencionadas.

6. No soy yo, eres tú. Esta frase tiene un gran poder pues traslada la locura a la persona correcta. Además al pensar que esa persona tiene un problema y no está bien se despersonaliza el ataque, pues no me trata así porque me lo merezca o tenga razón, sencillamente es que tiene un problema y lo hará con cualquier otra persona.

7. Yo soy tan valioso como cualquiera. Nadie tiene derecho a tratarte mal, despreciarte, minusvalorarte, insultarte, pegarte, humillarte, etc. Nadie y repito nadie, es mejor o peor que tú y por lo tanto todos somos iguales. Quién se cree mejor o peor que lo demás tiene una problema que terminará siendo enfermedad. 

¿Hay alguna persona tóxica que te afecte en la búsqueda de empleo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *