Pregunta de candidato: ¿Cuál diría que es el principal competidor de la empresa?

Continuamos repasando las posibles preguntas que puede formular un candidato a su entrevistador. Como hemos comentado en anteriores ocasiones, hacer buenas preguntas puede servir para destacar y sobre todo para obtener información que sea útil más adelante en el proceso de selección.

Hoy analizamos otra de esas posibles preguntas que podemos hacer: ¿Cuál diría que es el principal competidor de la empresa?

Es una pregunta poderosa, pero hay que tener cuidado.

Se trata de una buena pregunta cuando tenemos información sobre los posibles competidores de la empresa y conocemos bien el sector, de forma que no nos va a dejar fuera de juego lo que nos cuenten, sino que podremos continuar la conversación.

Ejemplo de buena preparación:

A: ¿Cuál diría que es el principal competidor de la empresa?

B: «Dinosystems», quizás sea el principal competidor.

A: La verdad es que no me sorprende, Dinosystems ha apostado muy fuerte por el desarrollo en tecnología y están destacando mucho en mercados emergentes. Conozco sus productos, y aunque son muy buenos, siempre hay opciones de mejora por parte de otras empresas.

Ejemplo de mala preparación:

B: «Dinosystems», quizás sea el principal competidor.

A: ¿Dino… qué? La verdad es que hay tantas empresas nuevas en el sector que esa no me suena de nada. Este sector es muy rápido.

¿Qué candidato crees que ha aprovechado mejor la oportunidad de formular una pregunta? Sin ninguna duda el primero ha salido fortalecido, mientras que el segundo ha dejado al descubierto que su conocimiento del sector es superficial.

Así pues, estamos ante una pregunta que debe servir para esclarecer o confirmar algo que ya sabemos, porque en nuestra investigación previa de la empresa y el sector hemos identificado a los potenciales y posibles competidores. Si no hemos hecho estas tareas previas y no tenemos ni idea de quienes pueden ser los principales competidores de la empresa, mejor no hacer esta pregunta.

En este sentido imagina que el entrevistador replica a tu pregunta con otra, para saber precisamente si conoces el sector, en plan: «Me interesa saber su opinión, ¿cuál diría usted que podría ser un buen competidor para nuestra empresa?» 

Como vemos, si hacemos esta pregunta es porque ya podemos intuir las posibles respuestas, si no tenemos ni idea, mejor no hacerla.

Hay otra opción en la que esta pregunta puede ser menos poderosa.

Se trata de cuando el entrevistador es un consultor externo que trabaja para una empresa de selección. En este campo hay personas muy profesionales pero también las hay que solo conocen la empresa y el puesto que hay que cubrir, pero no los entresijos del sector o la industria. Por tanto, precaución en este caso, porque podríamos formular una pregunta que deje al entrevistador en mal lugar y eso tampoco es conveniente.

¿Has pensado realizar o no esta pregunta en tu próxima entrevista? 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *